Exposición en el Casino de Marbella (marzo-2005)

 

 

Francisca Blázquez, los enigmas de la geometría en el Dimensionalismo

 

La geometría obedece a unos parámetros de control específicos, tanto a nivel de dimensiones como también de estructuras y proyecciones estructurales. Francisca Blázquez busca los enigmas de la geometría a partir de mostrar diferentes posiciones de una misma forma, cambiando según el punto de mira o el enfoque. Es la misma forma, pero está compuesta por diferentes apreciaciones, según el ángulo de enfoque. Hay distintas realidades dentro de una misma realidad. Los enigmas de la geometría son puestos al descubierto al indagar tanto en el interior como en el exterior de la forma. Con la geometría plana no se podía hacer esto, en cambio, con la dimensional, sí. Al entrar en la forma hay otra panorámica que cambia radicalmente su visión. Pero, no solo al principio de la inspección, sino, a través del viaje interior, de la progresión de la forma, de ir descubriendo nuevas estructuras a partir de la visión global del interior del conjunto formal objeto de atención. Pero, a la vez, la doble posibilidad es que, podemos salir del laberinto interior y fijarnos el inicio del viaje por el exterior, cara frontal, laterales y posterior. En cada momento la formulación estructural cambia. Con la geometría plana era muy complejo mostrar la diversidad de formas contenidas en una misma forma o complejo formal. Gracias al Dimensionalismo podemos adentrarnos en el interior y el exterior, en los ángulos, constatar la complejidad de lo creado, las variantes existentes, que son las que transforman de manera continua todo el panorama de la visión. 


De lo simple a la complejo, de la planitud a la visión majestuosa del interior y exterior cambiante, los enigmas caen, se descubren, por lo que el misterio deja de serlo. Está claro que, a partir de una revolución formal de este tipo, se crean otros enigmas en la geometría. Se trata de los producidos por el Dimensionalismo, basados en la progresión constante, dándose el caso de que se potencia una idea del infinito formal, y de ahí que nazcan nuevos y significativos enigmas que tienen mucho que ver con lo inalcanzable, con la fantasía existente con respecto a lo no demostrable. Es decir que lo desconocido genera misterio, pero la imposibilidad de descubrir una parte del mismo hace que no tengamos una idea clara de las posibilidades reales de cambio y del verdadero significado de los enigmas. 


Exposición en el Casino de MarbellaEl Dimensionalismo es poderoso porque permite a los creadores trasladarse a un mundo formal nuevo, tridimensional, basado en el movimiento, en la experimentación constante, alejándose de toda intención de comprometer, aprehender y dosificar la verdadera evidencia de la propia libertad. La libertad reside en la ansia de ampliar conocimientos, de desarrollar mejor las capacidades, de ver como se abren nuevas ventanas a posturas que antes no existían. De ahí que el Dimensionalismo sea una teoría que procede de la conquista de las libertades, que busca superar los enigmas antiguos, la sagacidad de lo construido, sustituyéndolo por posturas y elaboraciones diversas en las que predomina la gran facilidad de puntos de vista cambiantes según sea el ángulo de enfoque. El movimiento formal produce zonas oscuras, misteriosas, porque no se puede acceder a todos los ángulos de visión. Conforme indagamos en la experimentación van cayendo los estigmas del pasado basados en falsas expectativas, en propósitos obsoletos, en consideraciones artísticas que no tienen justificación en un mundo en el que la física cuántica predomina. El principio de la causalidad, el hecho de que estemos de acuerdo en la existencia de una conciencia universal, de una cuestión cósmica, de una base universal elegante y espectacular en la que todo está sujeto a variación, interesa. Por lo tanto se han puesto los cimientos de un estado de cosas enfocado de tal manera que si uno desea algo se produce una reacción. 


Toda energía libera más energía. Un deseo es energía y el principio de causalidad hace que lo anhelado suceda. La libertad del cambio reside en la facilidad de distinguir la propia esencia cambiante de lo que nos rodea y en donde vivimos. La imaginación también cuenta, porque, gracias a ella, nos transporta a esos mundos de luces que Francisca idea para entretenernos en los entresijos de una nueva conciencia mundial que se va revelando poco a poco y que demanda de la gente una nueva actitud.

 

 

Joan Lluís Montané


De la Asociación Internacional de Críticos de Arte 

 

 

  

 

© 2005 - 2017  Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra de Francisca Blázquez, dibujo, pintura, escultura, joyería, animación digital,

stands, instalaciones, diseños, fotografías, etc. aún citando la procedencia

 

 www.franciscablazquez.net

 

Aviso Legal