Exposición en el Casino de Marbella (marzo-2005)

 

 

Francisca Blázquez, la energía y la forma, el color y la capacidad de ver más allá 

 

Estamos en una época de cambios, en plena era tecnológica y Francisca Blázquez ha evolucionado de la geometría constructivista al Dimensionalismo, teoría que se basa en la búsqueda de nuevas dimensiones a través de la elucubración formal. Trabaja en acrílico sobre tela, empleando colores planos y rotundos, pero también otros producto de sus mezclas, por lo que se genera una dinámica sugerente, insinuante y evidente en sus propuestas. 


A la autora no le interesa exclusivamente una visión racional y científica de su pintura, sino que es un compendio de varias reflexiones, sensaciones y actitudes. En primer lugar, su predisposición espiritual le induce a investigar la parte más paradigmática del cosmos. La idea de que el cielo, el más allá de lo conocido, es fundamental para apoyar la idea de lo espiritual, la motiva a crear formas en el espacio, flotando, en plan evanescente, como si fueran nubes, naves, nubes formales que se aglutinan, entretienen y formalizan dentro de una actitud dinámica, en la que el movimiento prevalece, dado que es quien orienta y guía.

Juan Maestre y Francisca Blázquez


En este contexto vemos la presencia de haces de energía, como las luces-foco de sus cilindros que van más allá de nuestras dimensiones conocidas y nos trasladan a otras. O bien, las obras basadas en la presencia del rayo láser, que se introduce en la propia dinámica de la estructura de las formas. Rayo potente, exclusivo y coherente, pero, también, efervescente, concentrado y sutil, dado que no busca romper ni desestructurar, sino, simplemente, ir más allá de la materia y seguir su camino hacia otras latitudes. Otra forma de energía más concreta y material es la que interviene en la obra 'Opuestos-Electricidad' en la que observamos la presencia de chispas que parecen proceder de la electricidad, que saltan a partir de polos opuestos que, sin embargo, se atraen. 


Hay otros cilindros de luz, más sensibles, que bucean en la propia idiosincrasia de la creadora madrileña, que parte de una clara percepción espiritual del mundo, a partir de la que se reordena todo, buscando y hallando una nueva percepción, que no tiene nada que ver con la constatación de lo material. De ahí que posea una innovadora forma de ver la propia existencia, supeditada, en esta ocasión, a la progresión formal del espíritu, no cuantificable, que va más allá de este mundo, buscando otras dimensiones, alejadas del planeta sangre, que se rige por la biología más brutal. 


Estamos viviendo en un planeta bestial, en el que se sacrifican diariamente animales a millones, en el que las plantas están al servicio del hombre, en el que se justifica la explotación. En la Era Acuario, era de la espiritualidad, se está cuestionando abiertamente la forma de alimentarnos y de vivir, porque esta actitud es la que produce el intenso sufrimiento en la diversidad de escalafones de los distintos ecosistemas. 


Hay algo que falla, estamos en una planeta primitivo que, a pesar de los cantos evolutivos, se está matando a diario para que animales y hombres podamos subsistir. La creadora madrileña a través del Dimensionalismo, o capacidad de ver más allá de nuestra realidad, nos apunta tímidamente, en ocasiones, y en otras con la más absoluta claridad el camino que debemos seguir: la senda de la luz, de la luminosidad acelerada, de la fuerza determinante que nos guía hacia otros planetas en los que no hay biología salvaje, sino diferentes formas de iluminación. De hecho el Dimensionalismo sólo se explica por la voluntad de su creadora de hallar más allá de lo macabro del planeta un rincón en el universo desde el que podamos reconvertir la vida en el cosmos en una actitud plenamente espiritual. La búsqueda dimensional es una reflexión espiritual, que comienza en el interior de la conciencia de la autora y que, luego, va más allá de los limites conocidos. Pero, ante todo, constituye una apuesta por un mundo mejor en una sociedad distinta en la que lo importante no es la materia sino la energía que todo lo transforma.

 

 

 

 

Joan Lluís Montané


De la Asociación Internacional de Críticos de Arte 

 

 

  

 

© 2005 - 2017  Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra de Francisca Blázquez, dibujo, pintura, escultura, joyería, animación digital,

stands, instalaciones, diseños, fotografías, etc. aún citando la procedencia

 

 www.franciscablazquez.net

 

Aviso Legal