NOTICIAS

 

 

 

La luminosidad pictórica de la autora del Dimensionalismo del 2 al 15 de junio en la Alianza Francesa de Cusco
  

La reivindicación de la vida en la obra dimensional de Francisca Blázquez 

 


La vida y sus secretos forman parte de la existencia y Francisca Blázquez a través de su obra pictórica intenta descifrarla. Se trata de apuntar una existencia vital, de colores evidentes, con predominio de rojos, verdes y azules, contrastando con blancos, negros y amarillos. 

Algunas de sus obras, se partan de la existencia galáctica, del espacio sideral, de su adscripción metafísica, de la proyección espiritual, para centrarse en una reivindicación biológica, vitalista, basada en concepciones tan fundamentales como la existencia, el nacimiento, la reivindicación del núcleo, del útero, de los aparatos sexuales considerados formas geométricas comunicadoras de vida. 

Colores fuego, apasionados, nutridos de sensualidad, de tonos sugerentes, calientes, que fomentan la atracción, comunicación, necesidad de diálogo, intensa y paradigmática voluntad de ir más allá de la propia evidencia, para instalarse en pleno marasmo biológico. 

También combina formas biológicas ancladas o posicionadas en la tierra, con otras que sugieren lo mismo, pero adaptándolas al Dimensionalismo espacial, como si flotaran, en ambientes sugerentes, contundentes, geométricos, específicos pero, a la vez, sutiles. Su capacidad de recrearse en el símbolo, de profundizar en la alegoría, de desbrozar un canto expresivo y alegórico basado en la vitalidad resalta en una creación marcada por el cosmos. 

Planeta sangre, planeta de muerte y destrucción, planeta en el que para vivir hay que matar, planeta tierra. Francisca considera al globo terráqueo un planeta de muerte, donde la cadena ecológica está pensada para que todo esté concadenado pero, está claro, que a nivel biológico significa que unos y otros debamos matar para comer y sobrevivir. Somos interdependientes, pero, a la vez, somos depredadores y depredados. Por esta razón la autora del Dimensionalismo en 1998, es partidaria de configurar planetas de luz, construir galaxias lumínicas donde la dualidad no predomine, en las que se desterre la idea de muerte y emerja una actitud positiva, transformadora, posicionada, bien nutrida de hábeas espiritual y hábeas lumínico, en la que la armonía destaca, sobresale, en el sentido de que todo es luz y superación mística. Todo ello posicionado dentro de una dinámica en la que el dolor, la muerte o la violencia han dejado de tener sentido. De ahí que también muestre, aunque sea de manera alegórica, otros mundos espirituales, o el propio mundo de las almas, siempre en progresión infinita, elevándose en distintas dimensiones, en un contexto donde no existe lo material y, por lo tanto, el concepto de planeta biológico, planeta sangre, destructor y maléfico. En ocasiones, quizás, es demasiado directa en sus creencias, es decir que no admite formas intermedias, estadios de segundo orden, condenando a la escala de grises, a las opiniones no directas al ostracismo y prefiera defender lo determinante, sin ambigüedades. De ahí que su obra dimensionalista sea una creación de luz, que admite la tecnología, que se basa en el espacio, también en vivencias personales, asimismo en estados de ánimo, pero contenga un mensaje claro: el predominio de lo espiritual. 

Aún así cuando se encuentra más terrestre, se posiciona a favor de la biología, mientras que cuando está trascendente, viaja a través de la luz para hallar lo universal en lo emblemático contenido en el marasmo del espacio infinito.

Autora de más de 5.000 obras pictóricas, fotografías, esculturas, montajes, instalaciones, obra y animaciones artísticas digitales, con 35 exposiciones individuales en su haber y más de 400 colectivas, su creación forma parte de las colecciones más importantes de Europa y de algunos coleccionistas particulares de Asia y América. Es multidisciplinar, partidaria de la indagación en la fenomenología dimensional a partir de diferentes disciplinas, para aproximarse con mayor precisión según los desarrollos y alcances de cada una de ellas. Consciente de ser coherente con su tiempo se convierte en pionera de la avanzada dimensional espiritual en un mundo inmerso en continuos cambios.

     

 

Joan Lluís Montané
De la Asociación Internacional de Críticos de Arte

 

 

 

  

 

© 2005 - 2017  Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra de Francisca Blázquez, dibujo, pintura, escultura, joyería, animación digital,

stands, instalaciones, diseños, fotografías, etc. aún citando la procedencia

 

 www.franciscablazquez.net

 

Aviso Legal