Profesor Mercury, sanación, vida esotérica y Reiki

 

   

 

Artista plástico, investigador, astrólogo, canalizador de energías, numerólogo, tarotista, se debate entre la dinámica del bajo astral y la resplandeciente de la luz, dejándose llevar por la luminiscencia y, a veces, por la biología. En la actualidad se encuentra en una etapa de diálogo consigo mismo, dado que está volando muy alto, pero, de vez en cuando, dirige su vista a la tierra, buscando aquellos puntos concretos de interés, donde la sensualidad, en ocasiones, determina el sendero a seguir. Pero no se deja caer con pesadez, viaja planeando, como si de una ágil pluma se tratara. 


Sumergido en su yo, su mente viaja a otras latitudes, parece mostrarse distante, lejos, en plena meditación, al margen de la propia dinámica de la existencia. Una mente específica, dotada de prolegómenos especiales, que le permiten ser coherente con su diálogo. Está con nosotros, se encuentra ahí, parece encontrarse sumergido en las corrientes púrpuras, en las cenefas del escenario de la obra de teatro que se muestran con claridad, casi sin proponérselo, asomando de entre las bambalinas, ensalzando aspectos de la vida propia y de los demás con toda claridad para ayudarse y ayudarnos.


El Profesor Mercury es un ser de la Era de Acuario, dado que emplea la energía procedente del universo para sanar a los enfermos y dubitativos, a los que se encierran en su melancolía permanente y a aquellos que viajan sin alas y están a punto de chocar contra el suelo a través de la estimulación de los chacras del cuerpo humano. 


El poder de la energía, dado que todos lo somos, es quien incide en nuestro cuerpo devolviéndonos la autoestima, recuperando energía, siendo potentes en el amor y la espiritualidad. Somos y estamos en un mundo de energías, que como tales, están sujetas a un cambio continuo, a la variación constante, a la transformación permanente, en línea con una actitud de gran luminosidad. Porque las energías perfectamente canalizadas producen luz, iluminación y apertura mental y psicológica para enfrentarnos a la propia dinámica del misterio. 


Profundiza en el enigma de la existencia, de ahí su afán por descubrir, conocer y conocerse. Es un creador que pinta, dibuja, compone música, investiga en esoterismo, numerología, astrología y astronomía. Es polifacético, cual ser renacentista, pero también ocultista y esotérico, porque pretende encontrar respuestas a las grandes preguntas. De todas formas, dicha actitud de búsqueda no le aparta del camino, dado que sigue el sendero de la realidad, buscando la compensación material para poder continuar con su camino de investigación, experimentación y ayuda espiritual a sí mismo y a los demás. 


Es el ying y el yang representados en su interior, cual balanza, dialogando, buscando la mejor manera de entenderse dentro de unas coordenadas en las que no todo vale. Nos encontramos ante un buscador, amante de la aventura interior, que va en busca de la propia dinamicidad de la energía, de la revolución constante de la espiral que es quien nos traslada hacia el terreno de la fenomenología de la luz.
Su obra pictórica, basada en el retrato, la figura humana, el paisaje y, sobre todo, las manos de personas y personajes que escoge con sumo cuidado, es cálida, no busca el detalle, sino, más bien, se adentra en los prolegómenos de la materia, hilvanando un discurso específicamente sugerente, casi autobiográfico, decantado con claridad hacia los vericuetos de la dinámica de la existencia. Clásico, pero, a la vez, remiso a claudicar, acaricia aspectos profundos plásticos a partir de lo simple.


En su aura la vida esotérica se contiene a sí misma. Importante es su mente, la percepción extra-corporal y el corazón encendido, mientras que la práctica del Reiki es el resultado de un conocimiento que se puede transmitir y usar de manera maravillosa. 


La energía del universo es inmortal, en el sentido de que está en permanente evolución, pero, a la vez, es esencia en sí misma, y de ahí su gran poder de curación. Si es esencia, curará la circunstancia, la posibilidad de fragmentación, debido a una incidencia negativa. El universo es sereno, sano, infinito, inmortal, inabarcable, de ahí que sus energías contengan todas estas propiedades y otras muchas más. No hay límite, no existe lo finito de ahí que la buena voluntad de todos nosotros sea insondable. El ser humano es inabarcable también, a pesar de su limitación corporal. 


El alma es inmortal y el Profesor Mercury en su obra pictórica lo acepta de ahí que sus obras no supongan una fuente desbordada de energía, sino una agradable apuesta por lo sutil, un canto a la sencillez, que no simplicidad, buscando los prolegómenos más adecuados de la personalidad de sus seres dibujados, en el sentido de trasladarse más allá de la propia limitación que le envuelve y nos rodea. Es decir que no busca un ideal de belleza, perfección de líneas, una apariencia cromática sugerente, sino que pinta lo que su alma siente, dentro de una austeridad de planteamientos, de una cierta limitación de alcances, en el sentido de indagar en el interrogante que nos define en su recta final. Hay una evidencia fantástica de la realidad contenida en el inconsciente colectivo, porque el pasado, presente y futuro están en el cosmos escritos con letras de molde. 


Somos, son, han sido, serán, se encuentran entre nosotros, determinados privilegiados que actúan como auténticos canales de luz, de medios de comunicación que se adentran en los vericuetos de lo fantástico, en el sentido de utilizar este inconsciente colectivo, unido al ectoplasma universal, a la mente cósmica infinita, que es la que refleja todos los tiempos, encerrando la sabiduría del mundo. 


Somos energía en acción, limitados por la materia de manera temporal. Pero nuestras energías dinámicas van más allá de su propio recorrido, dado que surgen de la dinámica global cosmológica. En ocasiones el Profesor Mercury viaja hacia lo más hondo del corazón y mente humanas. 


Es consciente de sus limitaciones y alcances. Es un claro sabedor de las limitaciones que nos impiden evolucionar incidiendo en aquellos momentos específicos. Es como su pintura, castellana, sobria, de ocres y tierras, marrones y gama de tonalidades rojizas, emblemáticas en lo sutil, en el punto culminante de su gran formación sensual. La visión de un investigador que, desde su soledad, que, a partir de su propia prodigalidad, es trashumante, supera los límites impuestos por el Quijote, viajando más allá de los actos reflejos que nos envuelven con sus prolegómenos y oropeles. 


Suena su música cósmica, relacionada con la personalidad de cada signo, regido por las energías planetarias que interactúan. Interactuamos, nos comunicamos , siendo diversos y polifacéticos, yendo hacia el último rincón del planeta o insertándonos en el diluvio de la formación que nos antecede, encierra, limita o nos impulsa al futuro. 


Numerólogo, el poder de los números, en un planeta binario, contenidos en una gran dinamicidad de ideas, en las que lo importante es el resultado, en ocasiones, la filosofía es las matemáticas y los números son conceptos, que se transforman en sistemas filosóficos. De ahí que el músico que encierra el profesor Mercury se convierta en cabal exponente de su potenciación plástica pictórica, o bien su pintura se adentre en los vericuetos de la astrología, siga las corrientes energéticas de los planetas, mientras su mente se revela, en ocasiones, védica, transformándose en un felino que ataca, de manera repentina, para volver, acto seguido y una vez conseguido su objetivo, a su hieratismo habitual.


Sacador de fuego, amante del oro, cincelador de la plata, artista, bohemio, poeta de la vida, mago de las energías, espiritual, buscador del equilibrio permanente, su misión en el planeta tierra es darse a conocer y darnos a conocer su mensaje, que entronca con las estrellas, las energías planetarias y las nuestras. 
El Profesor Mercury se desplaza más allá de las estrellas, situándose en el firmamento del sistema solar, brillando con precisión, siendo complejo, exhibiendo su binómico de ángel y hombre sin pudor.

 


Joan Lluís Montané
De la Asociación Internacional de Críticos de Arte

    
(Para aquellos que quieran gozar de los beneficios del Reiki visitar:
www.profesormercury.com)

 

 

   

     

 

DISEÑOS E INSTALACIONES

 

COMPRE ONLINE:

Libro " EL PARAÍSO DE LA NUEVA LUZ"

 

 

 

 

  

 

© 2005 - 2017  Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra de Francisca Blázquez, dibujo, pintura, escultura, joyería, animación digital,

stands, instalaciones, diseños, fotografías, etc. aún citando la procedencia

 

 www.franciscablazquez.net

 

Aviso Legal