La actual directora de Marlborough Madrid apuesta por los nuevos valores


MARÍA PORTO, 'LO FUNDAMENTAL EN UN ARTISTA ES SU CALIDAD DE OBRA Y SU SERIEDAD PROFESIONAL'

   

 

 

María Porto es la actual directora de Galería Marlborough Madrid, quien apuesta por artistas de calidad, sin olvidarse de los talentos más jóvenes. Marlborough Madrid son agentes de Jorge Castillo, Juan Genovés, Luis Gordillo, Francisco Leiro, Antonio López, legado Lucio Muñoz, legado Carlos Saura, Daniel Quintero, Juan José Aquerreta, Martín Chirino, Rafael Cidoncha, Alejandro Corujeira, Félix de la Concha, Manuel Franquelo, Carlos Franco, Abraham Lacalle, Xavier Mascaró, Juan Navarro Baldeweg, Miquel Navarro, Joaquín Ramo, Sergio Sanz, Pelayo Ortega, y Manolo Valdés, entre otros artistas. Marlborough se funda en Londres y en la actualidad tienen galerías en la capital londinense, Nueva York, Tokio, Montecarlo, Madrid y Santiago de Chile. Asimismo oficinas en Buenos Aires y Zúrich. 

           

 

    

-¿Cuándo y dónde se funda Galería Marlborough a nivel mundial?.
-Se funda en el año1945 en Londres, tras concluir la IIª Guerra Mundial. Creada en la capital británica, llamada exactamente Marlborough Graphics, Ltd., se basa en obra y creadores contemporáneos, encuadrados dentro de la nueva figuración y el abstracto, destacando la representación de artistas como Francis Bacon, Frank Auerbach, Christopher Bramham, Steven Campbell, Lynn Chadwick, Chen Yifei, Stephen Conroy, Christopher Couch, John Davies, Daniel Enkaoua, Karl Gerstner, Dieter Hacker, Maggi Hambling, John Hubbard, Bill Jacklin, Christopher Le Brun, Thérèse Oulton, Celia Paul, Paula Rego y los legados de Ken Kiff, Oskar Kokoschka, Sarah Raphael, Victor Pasmore y Graham Sutherland. 
Coincidiendo con el boom del arte contemporáneo en América se inaugura la galería Marlborough Graphics en Nueva York, 1964-65, dentro del auge del expresionismo abstracto. En Estados Unidos somos agentes de Arman, Magdalena Abakanowicz, Avigdor Arikha, Chakala Booker, Fernando Botero, Claudio Bravo, Grisha Bruskin, Dale Chihuly, Vincent Desiderio, Richard Estes, Red Grooms, Israel Hershberg, Ignacio Iturria, R.B. Kitaj, Martín Kline, Marisol, Raymond Mason, Tom Otterness, Beverly Pepper, Arnaldo Pomodoro, Larry Rivers, Thierry W. Despont, Tomás Sánchez, Hunt Slonem, Clive Smith, Kenneth Snelson, legado de Jacques Lipchitz y legado de James Rosati. Después continua la expansión de la galería por Oriente y Europa, siendo en la actualidad la galería con más sedes en todo el mundo. 

   
-Hábleme de su trayectoria profesional hasta llegar a ser directora de Marlborough Madrid...
-Estudié derecho, a través de una amiga conecté con Marlborough en la época en que tenía abierto su despacho en Claudio Coello y la galería acudía a ARCO con stand propio. Colaboré desde sus inicios y cuando terminé mi carrera de derecho en 1992 Maria Cruz Bilbao, la directora de la galería cuando se inauguró en Orfila, me llamó para seguir trabajando con ellos y le dije que sí. Empecé desde abajo, primero, en recepción, conociendo gente, dialogando con los coleccionistas, conociendo artistas y críticos de arte. Cada día aprendes algo nuevo y te vas curtiendo a nivel profesional. Hasta que, finalmente, después de pasar por otros puestos de responsabilidad, he accedido a la dirección.


-¿Quién decide cuando un artista pasa a formar parte de la galería?
-El presidente actual de Marlborough a nivel mundial y eje de la pirámide. De todas formas cada galería tiene su propio sistema. La dinámica de Marlborough es conocer al artista, a través de un control de sus exposiciones y evolución de su obra durante años. Todo comienza con la presentación de un dossier, si el artista interesa, comienza su seguimiento. No se trata de un interés tan sólo profesional, sino que también entra el factor humano. Se valora su personalidad, constancia, cultura, forma de comportarse, seriedad, profesionalidad y calidad como persona. Después de este proceso meticuloso de años el presidente hace un viaje a Madrid, ve la obra, conoce al artista y es quien, finalmente, toma la decisión definitiva. 
    

    
-Cuéntenos la historia de Galería Marlborough Madrid...
-Comienza a través de la apertura de una pequeña oficina en calle Claudio Coello en Madrid, aunque antes habíamos acudido a ARCO con stand propio y hacíamos un seguimiento de artistas españoles de forma constante. Asimismo con el fichaje de Juan Genovés en Nueva York y posteriormente de Antonio López, ya teníamos una vinculación directa. Poco a poco fuimos constatando la existencia de coleccionismo serio en España. En nuestro país había y hay grandes artistas y, por consiguiente, estos atraen a los coleccionistas. Finalmente en 1992 decidimos abrir el espacio actual en la zona de Orfila de Madrid. Antes, la oficina de Claudio Coello había comenzado a trabajar la obra de artistas extranjeros durante años, combinando su tarea con el seguimiento de las carreras de artistas españoles. Al cabo del tiempo contactamos y llegamos a acuerdos con Lucio Muñoz, Luis Gordillo, Manolo Valdés y otros, todos ellos abanderados por Juan Genovés, quien se dio a conocer a nivel mundial en la Bienal de Venecia del año 1966 en plena época franquista. A continuación Antonio López y Manuel Quintero. Inauguramos con una exposición individual de Francis Bacon, quien debía asistir a la misma pero falleció antes de la inauguración. 

    
-¿Por qué su apuesta se centra fundamentalmente en pintura y escultura?
-En efecto, en las Marlborough repartidas por el mundo nos interesamos fundamentalmente por pintura y escultura, aunque también en la Marlborough de Nueva York, hay un eficaz departamento de fotografía. Nos gusta hacer las cosas con la máxima seriedad posible. Por consiguiente cuando ofrezcamos fotografía, será con las máximas garantías posibles y los mejores creadores. Todo es cuestión de tiempo. 
      

    
-Tienen contemplado exhibir artistas de video-arte, creadores digitales o instaladores...
-No estamos cerrados a ninguna disciplina plástica, pero, como en el caso de la fotografía, todo se llevará a cabo con tiempo suficiente, con un estudio detallado y cuando se decida apostar se hará hasta el final. Asimismo, por ejemplo, nosotros estamos a favor de ir incorporando a creadores más jóvenes en las disciplinas de pintura y escultura. 
Toda expresión artística plástica forma parte del arte y, por consiguiente, no hay que rechazar nada. Ahora bien hay que hacer un seguimiento exhaustivo, contemplar el mercado internacional, los intereses que están en juego, el tipo de creadores, los coleccionistas que se interesan y otros factores determinantes.

   
-¿Una vez el artista ficha por su galería cuándo tarda en hacer su primera individual?
-Depende de los artistas. Solemos hacer una primera exposición en España al cabo de un tiempo y, a los dos o tres años, en el extranjero. Por otra parte, de cada artista de nuestras galerías hay obra en el fondo de arte de cada una de las Marlborough repartidas por el mundo. 

   


'Quiero hacer una eficaz política de publicaciones de la obra de nuestros artistas'


 

-¿Cómo nueva directora de la galería de Madrid que acciones va a emprender?
-Quiero desarrollar una eficaz política de publicaciones de la obra de nuestros artistas. Deseo destinar una parte de nuestros recursos a hacer publicaciones serias. Por otra parte mi objetivo, es, además de consolidar la creación de mis artistas en España, lanzarlos a nivel mundial. 
Hay artistas como Antonio López o Juan Genovés que no necesitan tanto estas publicaciones, pero los creadores más jóvenes que se han ido incorporando recientemente, sí. Asimismo voy a promocionar las nuevas generaciones de creadores americanos y europeos. Esta política, asimismo, se va a aplicar en todas nuestras galerías repartidas por el mundo. 
 

     
-¿A su juicio, qué cosas han de cambiar en nuestro país para agilizar el mercado del arte?.
-He hablado del tema de la urgente reducción del IVA en la compra de obras de arte con la Ministra de Cultura, Pilar del Castillo. 
El IVA del arte está muy alto y hay que buscar una solución para que se puedan ir incorporando jóvenes coleccionistas al mercado de nuestro país. 
Las nuevas generaciones de coleccionistas precisan condiciones asequibles. 

      
-¿Cómo distingue la obra de un gran artista?
-Lo fundamental es la calidad profesional de su obra y que posea un lenguaje propio que lo distinga del de los demás, pero también su seriedad, honestidad y puntualidad. Aunque cada artista es un mundo aparte, nosotros tenemos criterios objetivos que los distinguen.
En líneas generales nuestros artistas son gente sólida, que innovan, que son grandes creadores pero también excelentes personas y, fundamentalmente, cumplidores. Asimismo debe existir una buena complicidad, agradable relación personal y coherencia como persona. De ahí que nuestro proceso de seguimiento sea tan exhaustivo.
Por ejemplo, el último en fichar por Marlborough Madrid ha sido el pintor Carlos Franco, tras cinco años de conversaciones, encuentros y análisis de la evolución de su obra.

   

 


'No estamos centrados exclusivamente en la Nueva Figuración y el realismo contemporáneo'

 


-¿Cuál es el coleccionismo predominante en Marlborough Madrid?
-Español, europeo en general y americano. Cada vez tenemos más coleccionismo español. Desde la inauguración de la galería en Madrid ha habido una notable evolución. Por otra parte el coleccionismo internacional viene aquí también porque estamos colocando de forma permanente a los artistas españoles en el mercado mundial a través de las otras galerías de América y Oriente.
        

    
-¿Hay algún perfil determinado del coleccionista tipo?
-No, porque tenemos coleccionistas que se interesan por una obra maestra de artistas consagrados a nivel mundial y hay que satisfacerles y otros que prefieren creaciones de artistas más jóvenes. 
Hay que tener en cuenta, claro está que todo depende del momento, circunstancias y tipo de intereses. Uno de los artistas más internacionales españoles es Manolo Valdés, pero también están al mismo nivel Antonio López, Genovés, Gordillo, Saura u otros. Lo más importante es poder actuar con celeridad, tener la obra que el cliente demanda y darle la orientación o la información precisa. Una galería debe aconsejar, no sólo vender.
    

   
-Su galería tiene fama de apoyar el realismo y la nueva figuración. ¿Qué Hay de cierto en todo ello?
-Nosotros apoyamos el arte de gran calidad, independientemente de que sea realismo, nueva figuración, expresionismo, arte abstracto o geométrico. Personalmente no tengo prejuicio alguno por un determinado concepto clave. Lo que de verdad me importa es conseguir lo mejor en cada una de sus expresiones. Para mí arte es pintura, escultura, fotografía, arte conceptual y los nuevos soportes. Creo en los buenos artistas. 

 


'Hay una evolución positiva del coleccionismo español de arte'

    

-Me imagino que dirigir una galería como la suya comporta una gran dedicación profesional, llevando a cabo acciones muy diversas, conociendo a gente muy distinta dentro de una dinámica de gran movilidad. ¿Dentro de este contexto qué anécdotas destacaría?
-Hay miles de anécdotas que contar, porque cada día es una nueva aventura que hay que afrontar con decisión.
Las galerías de arte son un mundo loco, considerando que hay que preparar y montar una exposición de trascendencia mundial cada mes y medio. 
Me acuerdo de una de ellas, en relación a una inauguración de Francisco Leiro en nuestra galería de Madrid prevista para 1.500 personas y el día anterior la obra se encontraba en un barco en alta mar frente al puerto de Barcelona. A pesar de todo, al día siguiente, se inauguró la exposición. 

       
-¿Qué espera del futuro?
-Que los coleccionistas continúen interesándose por la obra de nuestros artistas, dentro de la política de la Marlborough de considerar todas las peticiones por más complejas o difíciles de conseguir que sean. De esta forma complaceremos a nuestros coleccionistas suministrándoles desde obras maestras de artistas ya consolidados o bien ofreciéndoles las aportaciones de los nuevos valores que ya se están instalando en el panorama artístico mundial. 
En otro orden de cosas pido que los artistas continúen serios, profesionales y competentes, creando obras de gran calidad, pero también ofreciendo lo mejor de su personalidad e intenciones. 
A nivel institucional desearía un poco más de apoyo a la ley de reducción del IVA en el arte, dado que ello imposibilita que coleccionistas más modestos puedan incorporarse a la dinámica del mercado.
Por otra parte quiero dejar constancia que el mercado español, a pesar de sus cuarenta años de aislamiento, está creciendo cada día más y no tenemos nada que envidiar con respecto al mercado del arte de otros países.
Por toda esta serie de razones el futuro lo veo superpositivo, teniendo en cuenta de que el arte deja de ser algo exclusivo para una elite reducida. En nuestro país cada vez hay más gente que hace un gran esfuerzo para comprar una buena obra de arte. 
El recambio generacional con respecto a los coleccionistas de arte se está produciendo y hay que ayudar a que pueda ser una realidad muy pronto.

   

 



Texto y fotos: Joan Lluís Montané
De la Asociación Internacional de Críticos de Arte


     

 

DISEÑOS E INSTALACIONES

 

COMPRE ONLINE:

Libro " EL PARAÍSO DE LA NUEVA LUZ"

 

 

 

 

  

 

© 2005 - 2017  Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra de Francisca Blázquez, dibujo, pintura, escultura, joyería, animación digital,

stands, instalaciones, diseños, fotografías, etc. aún citando la procedencia

 

 www.franciscablazquez.net

 

Aviso Legal