Juan Antonio Segovia y Páez: La influencia de la poesía en un contexto abstracto

 

 

 

La abstracción surge a partir de enfatizar la fuerza expresiva de la materia, la informalidad, la densidad o no de los contrastes matéricos. La abstracción aparece a partir del año 1910, como una clara reacción al realismo, además de estar influida por la aparición de la fotografía. En consecuencia se lleva a cabo una dialéctica entre abstracción y realismo, coincidiendo con la crisis del arte figurativo.


La abstracción se asienta en la necesidad de la no forma, de expresar plásticamente nociones de sensaciones, videncias, experiencias, ideas, temáticas, visiones, sueños y alusiones, sin que por ello tenga que mediar ningún tipo de representación figurativa concreto.


Irrumpe con fuerza la determinación en la evidencia de lo no concreto, la dialéctica del cambio plástico, mostrándolo en la masa densa o no, consolidando un lenguaje nuevo visualmente plástico, autónomo, con todas significaciones específicas. Por esta razón la obra creativa plástica del artista andaluz, residente en Tenerife, se inmiscuye en la dinámica de lo abstracto, buscando expresar la elipsis poética y los estadios del alma, de tal forma que no tenga que hacer concesiones que limiten su pensamiento y sus mensajes.


La abstracción le permite ser sereno, expresivo, lánguido o voluptuoso, sin necesidad de traducir los estadios anímicos a imágenes concretas. Es más, le posibilita extender su lenguaje poético a favor de una actitud plástica que viaja más allá de las consecuencias de lo artístico, para ser literatura narrativa de sus elucubraciones, poesía de sus anhelos en un contexto de libertad.


La abstracción surge en la historia de la pintura como consecuencia de las experiencias fauvistas y expresionistas, que se fundamentan en potenciar la fuerza del cromatismo, buscando la expresión romántica, la abstracción lírica, el expresionismo abstracto y el informalismo. También es la antesala de la posterior experimentación cubista, la geometría y el constructivismo.


La actitud abstracta de Juan Antonio Segovia y Páez se basa en la determinación de la alegoría de los sentimientos, porque conceptúa el abstracto como vehículo, en el que lo importante es la no concreción visual figurativa, pero que, a la vez, aglutina aquello que se percibe y es por sí mismo, a partir de energías, formas y colores. Es más, busca la expresividad a partir del color, en contextos donde el espacio interviene como protagonista porque constituye un lugar de contraste.


La no forma, la incardinación y acción del color interactúa con fuerza, buscando la expresividad natural, la determinación del alcance último del subconsciente, a través del cual el creador libera sus ideas, permitiéndose un margen de libertad absolutamente evidente.
 

 

 

 

Joan Lluís Montané
De la Asociación Internacional de Críticos de Arte

(AICA)

 

 

 

 

 

  

 

 

 

 

DISEÑOS E INSTALACIONES

 

COMPRE ONLINE:

Libro " EL PARAÍSO DE LA NUEVA LUZ"

 

 

 

 

  

 

© 2005 - 2017  Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra de Francisca Blázquez, dibujo, pintura, escultura, joyería, animación digital,

stands, instalaciones, diseños, fotografías, etc. aún citando la procedencia

 

 www.franciscablazquez.net

 

Aviso Legal