Juan Antonio Segovia y Páez, la abstracción y el tachismo

 

 

 

La dinámica abstracta de Juan Antonio Segovia y Páez se fundamenta en la propia constatación de la mancha cromática, que ultrapasa los límites del fondo de la obra, de ahí que, en ocasiones, esta sea la protagonista, desprovista del mismo.


Indaga en el poder evocador de la cromaticidad, entendida como evidencia, concentrándose en representar conformaciones asimétricas que poseen sesgos y movimiento, dentro de un planteamiento plástico en el que prevalece la densidad, pero, en línea con determinados parámetros de control y serena evidenciación. Todo ello presentando manchas en espacios en blanco, resaltando el poder evocador de las mismas, porque se convierte en la mancha por la mancha, discurso claramente tachista.


La voluntad específica de su estructuración cromática se asienta en la propia formulación de la densidad, que no es voluntad final de concreción, sino producto de la propia esencia de la materia. Es decir que la materia es densa, pero, a la vez, sutil, de ahí que, en determinadas obras, el creador malagueño, afincado en Canarias, profundice en la prodigalidad de la presencia densa y en otras fomente la delicuescencia pero manteniendo la fuerza contrastada en la mancha cromática. Una mancha cromática basada en la fuerza expresiva de los colores empleados, en los que predominan los tonos oscuros y la sobriedad general.


También incide en la configuración de su discurso de la serie abstracta la presencia de signos, sesgos, referencias no descriptivas determinadas, formulaciones más o menos específicas que son alusiones, pero sin remarcar, porque busca, en primer lugar, el contraste; mientras que, en segundo término, se interesa por la voluntad de la determinación. El resultado es una obra densa, sutil, insinuante, marcada por el contraste, por la evidenciación de lo material concreto, que, luego se transforma en discurso plástico donde la no forma permite la representación del mundo de los sentidos con total libertad.


Posee otras series, domo la dedicada a Jesucristo, que destaca por su expresividad, además de por el empleo de materiales contrastados y diversos, como el cartón, barro, papel o los propios de la disciplina de la pintura.
Jesucristo como protagonista, alegoría poética que remarca el dolor, la injusticia, la falta de armonía en el mundo.


El Cristo es el exponente del sufrimiento, de la dificultad de la existencia y como tal lo señala, potenciando su imagen de dolor o de pena.


Un Cristo ensimismado en su mundo espiritual que también es el nuestro, en el que concreta su voluntad expresionista con su facilidad por el contraste matérico. Se trata de una serie con relieve, que está incluida dentro de la esculto-pintura, con predominio del collage.


En otro orden de cosas, en la actualidad, está interesado en profundizar en la física cuántica, desarrollando a nivel de ideas el tema de las partículas subatómicas y su posicionamiento.


Aunque posee obras individuales, es decir que comienzan y acaban en sí mismas, asimismo experimenta en series temáticas, las cuales no siguen de manera específica un discurso unificador, sino que prueba diferentes caminos, permitiéndose un trabajo de investigación de las diferentes ideas que giran en torno a la ciencia, espiritualidad y lo plástico.
 

 

 

 

Joan Lluís Montané
De la Asociación Internacional de Críticos de Arte

(AICA)

 

 

 

 

 

  

 

 

 

 

DISEÑOS E INSTALACIONES

 

COMPRE ONLINE:

Libro " EL PARAÍSO DE LA NUEVA LUZ"

 

 

 

 

  

 

© 2005 - 2017  Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra de Francisca Blázquez, dibujo, pintura, escultura, joyería, animación digital,

stands, instalaciones, diseños, fotografías, etc. aún citando la procedencia

 

 www.franciscablazquez.net

 

Aviso Legal