Del 5 al 15 de marzo de 2009, en Casa do Brasil, Madrid, Avenida Arco de la Victoria, s/n., muestra pictórica del creador catalán.

 

 

Los hombres máquina y el objeto como decorado de Gerard Valls

 

 

 

 

Avanzan y retroceden, interactúan como si estuvieran en un videojuego, expresivos y matéricos, con el objeto como decorado.


Son seres humanos, hombres y mujeres, hombres y mujeres máquina, con decorados abstractos, con objetos inseparables en la mano.


Son objetos vitales, objetos que son parte de la esencia que los impulsa a creer en ellos.
Es la poética del hoy, de la sociedad que ha producido aquello que precisamos y con la voluntad de trascender.


Todo lo que existe es fragmento de un puzle que se recompone a cada momento. Es un puzle que avanza imparable, es un retazo de historia, que se engalana de cambio, que llega a formar parte de lo sugerente, contenido en lo expresivo, en la magnitud del instante, emplazado en el aquí y ahora.


La verdad de lo emblemático es que todo lo que existe está cambiando a cada momento.
Nada permanece, incluso los objetos artificiales, poseen una cierta clase de existencia sensible y están sujetos al cambio constante.


Los hombres y mujeres máquina somos todos, estamos todos, estamos pero no nos identificamos, porque, ante todo, somos, es decir que estamos conectados con el ser que nos define de verdad.
Somos partes del engranaje en cierta manera, cuando estamos en el de manera involuntaria. Un engranaje de fuerza mayor, de intervención sideral, de voluntad universal.


Formamos parte del gran engranaje, pero no somos el engranaje en sí. Y el objeto es la prolongación de nosotros en cada momento, como decorado del escenario.


Estamos viviendo en un teatro permanente, en una sociedad de consumo, en una vitalidad desmedida, en una manera de mirar que nos transporta más allá de los escaparates que nos definen como partes de un todo que no está en su interior.


Pero, por otra parte, hay que tener en cuenta que somos nosotros quienes miramos el contenido de los escaparates y decidimos finalmente. No al revés.


Somos esta parte fundamental de la esencia que es tan determinante que somos capaces de ir más allá de las imitaciones para alcanzar lo que el destino nos ha desafiado.


Elementos, objetos, atrezo, decorado, el teatro, el escenario, las prisas, el stress, la formulación del cambio, la transformación de lo emblemático circunstancial.


Todo es parte de un todo que se hilvana como una danza paradisíaca en el momento último, en el instante a instante que nos alcanza y que rebrota como si fueran millones de gotas procedentes de manantiales de agua cristalina infinitamente pura.
 

 

Joan Lluís Montané

De la Asociación Internacional de Críticos de Arte (AICA)

 

 

    

 

 

 

 

 

 

 

DISEÑOS E INSTALACIONES

 

COMPRE ONLINE:

Libro " EL PARAÍSO DE LA NUEVA LUZ"

 

 

 

 

  

 

© 2005 - 2017  Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra de Francisca Blázquez, dibujo, pintura, escultura, joyería, animación digital,

stands, instalaciones, diseños, fotografías, etc. aún citando la procedencia

 

 www.franciscablazquez.net

 

Aviso Legal