Marta Sozzi, el color del cosmos, la sensualidad de lo extraño sutil

 

 

Conjuga planteamientos enaltecedores de la pasión del color de su pintura, con su faceta de organizadora de eventos, coordinadora de exposiciones y marchante. Como artista plástica expone en numerosas exposiciones individuales y colectivas en Europa y América. Su concepción pictórica indaga los vericuetos del firmamento, las antiguas y nuevas civilizaciones, dado que se interroga por extraños seres, procedentes de misteriosos y lejanos mundos. 


Su aproximación a la historia la realiza a través de su obra pictórica, realizada en técnica mixta, con predominio de los colores calientes, que buscan la calidez de lo sensual, contenido en los intersticios de la materia, en la densidad rugosa de la expresión del pigmento, casi como si fueran el producto singular de una era que se acaba y otra que empieza.


Su obra posee un punto de clasicismo, especialmente por su intencionalidad pictórica de ubicar la composición dentro de una estructura centrada, pero, después, se evade de tales limitaciones, buscando visiones desde lo alto, en vertical, o bien facetas ópticas que se adentran en el detalle, a partir de visionar una determinada zona. Baja a las profundidades marinas, permitiéndose auscultar su extraordinaria riqueza biológica, o bien se adentra en el cosmos, a partir de reflejar civilizaciones que han entrado en contacto con nosotros en el planeta tierra. 


Se aleja, como si volara, visionando agrupaciones humanas, conjuntos de seres que son extraños, otros más próximos, dentro de una expresividad contenida. En general, a lo largo de su producción plástica, persiste un culto sagaz del romance esencialista, de la filosofía de la situación específica, insertada en los intersticios de la propia evidencia, que se encuentra sumergida en lo alegórico. No describe, sino que resalta, enfatiza, potencia ángulos, expande conciencias, desarrolla vicisitudes cromáticas, para profundizar en los alcances más evidentes, interesándose por la materia, como medio visual, óptico, tal como ilusión, para situar al espectador, como motivación plástica. Pero su discurso se entretiene en el detalle de lo sutil, en lo subliminal, para, luego, mostrarse con fuerza, dado que es determinante con el color, mientras que el dibujo queda siempre en un segundo término. No es una obra de ficción, pero sí se sitúa en los límites de la ciencia y lo paranormal. 


Su mente viaja, la fantasía de sus composiciones es evidente que posee puntos de conexión con la realidad. Sus mundos, sus personajes, los extraterrestres, parecen o bien extrañas civilizaciones de otros planetas o bien antiguas civilizaciones humanas hoy desaparecidas. De repente, pasado, presente y futuro se funden, y no sabemos con acertada precisión, si lo que de verdad le interesa es mostrar la fuerza del color o bien la enigmaticidad de la propia existencia. De ahí que sus colores sean fuertes y expresionistas, a veces duros, e intensos, mientras que lo enigmático cae, desvelándose el misterio porque trata civilizaciones, bien sean de la tierra o extraterrestres, pero, son civilizaciones con un alto grado de sofisticación.


Viajera, constante, organizada, en su faceta de marchand trabaja fundamentalmente en Estados Unidos, Argentina y España, seleccionando a los artistas que promociona dentro de una amplia variedad de registros. Como pintora es expresiva, locuaz, de colores con fuerte personalidad, que oscilan según temática, con paleta contrastada y directa. Capta el color del cosmos con la sensualidad de lo extraño sutil. 

 

 

  


Joan Lluís Montané
De la Asociación Internacional de Críticos de Arte 

 


 

 

DISEÑOS E INSTALACIONES

 

COMPRE ONLINE:

Libro " EL PARAÍSO DE LA NUEVA LUZ"

 

 

 

 

  

 

© 2005 - 2017  Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra de Francisca Blázquez, dibujo, pintura, escultura, joyería, animación digital,

stands, instalaciones, diseños, fotografías, etc. aún citando la procedencia

 

 www.franciscablazquez.net

 

Aviso Legal