Del 2 al 15 de octubre en el Palacio de Exposiciones de Madrid

 

Perecoll, 30 años de negro, el mar y la presencia de las redes

 

Perecoll, artista catalán, nacido en Mataró, creador multidisciplinar, escultor, joyero y pintor, expone de nuevo en la capital de España, esta vez en el Palacio de Congresos de Madrid, en Paseo de la Castellana, 99. Presenta el resultado de treinta años de negro, una forma de pintar en la que solo concibe un color: el negro, que es la unión de todos los colores. 


El color negro es la ausencia de luz, pero, precisamente, en la ausencia de luz, esta se refleja con más claridad, y se pueden ver los matices del negro. La luz es iluminación, el negro posee abertura hacia la claridad porque abraza con mayor fuerza la luminosidad. 


En una cámara completamente oscura si incide la luz se produce un desarrollo espectacular de la estancia. Es la luz quien da importancia al negro. Pero, sin negro la luminosidad no resplandecería con tanta energía y vibración.


Investigador audaz, indaga en los límites del negro en sus obras sobre tela, quienes poseen la primera imprimación en acrílico sobre tela. Después, pinta encima con óleo. Vivimos en un mundo binario, formado por energías de signo contrario, concebidas de tal forma que sirven para generar equilibrio dentro de un planteamiento en el que el caos incide en el libre albedrío pero no de forma impactante, sino de manera sutil, casi evanescente, o, a veces, con dureza y explosividad. 


El creador plástico, nacido en Mataró, muestra un predominio de la pincelada gestual, sutil, buscando la curva, alejándose de los ángulos y la hieratización de la línea recta. 


Indaga y fomenta la unión de gestos pictóricos en obras rectangulares y horizontales, a base de grandes pinceladas o llevando a cabo otras más sutiles. 


Lejos quedan las series pictóricas como la titulada 'Instint de ritme' que recuerdan sus esculturas alegóricas, de fuerte carga simbólica. En 'Ombres del Passat' exhibe personajes velazqueños, retrato fiel de una época que persiste en la lejanía, que se encuentra en los libros de historia, que ha influido y nos ha influido. Una época que Perecoll cuenta desde la distancia de la forma. Mientras que las series de negro sobre negro que presenta en Madrid en esta ocasión son la dedicada al mar y la titulada redes. La primera de ellas capta la esencia del mar de noche, en el que se refleja la luz de la luna. Es importante en estas series la iluminación concebida en puntos estratégicos de las obras, iluminando la creación por zonas, dejando en penumbra las que interesa, para mostrar la calma sutil, o las olas sensuales, embravecidas, dependiendo de las energías que incidan en la dinámica del mar. 


En la serie del mar destaca el canto a la libertad, contenida en el espíritu de los devas, de los seres mágicos de la naturaleza, quienes gobiernan esotéricamente el mundo que contemplamos. Se trata de seres que son singulares, que conectan con las energías sutiles que conllevan la existencia de elementos dotados de trascendencia. 


El mar, homenaje a todos los mares y océanos, pero, sobre todo, al Mar Mediterráneo, donde nació Perecoll. 
Otra de las series más recientes, que también se presentará en Madrid, es la titulada 'Redes', muy enigmática, con agujeros, que dejan entrever el negro sobre negro. Redes negras, con agujeros negros, mallas negras, red de redes. Redes en el mar, redes en el espacio, redes en el ciberespacio. Gesto contenido y enérgico, gesto sutil, gesto determinante y agresivo, como si fuera un tejido espacial, donde el expresionismo de la forma aglutina el misterio insondable del enigma que encierra. 


Redes como unión, comunicación y elegancia de lo estructurado. Redes que funcionan como atrapa peces, que son los peces de nuestro mar o también podemos ser nosotros. Redes con agujeros, a modo de pequeñas e infinitesimales esperanzas de escapar de una realidad que se nos impone. Pero, ante todo, tenemos una espléndida obra de un gran artista que va más allá de las limitaciones de la materia. 
Su elección del negro no es casual, dado que, siendo un artista amante del color, ha querido homenajearlo, desde la síntesis, y lo que es arriba equivale a lo que está abajo y lo que es abajo equivale a lo que está arriba. La alquimia del oro, es la alquimia del negro, porque el oro es platino, y el oro es fuego, del fuego a la brasa, de la brasa a los rescoldos y estos, cual ave fénix, constituyen un nuevo hálito de vida.

 

 

  


Joan Lluís Montané
De la Asociación Internacional de Críticos de Arte 

 


     

 

 

 

 

 

DISEÑOS E INSTALACIONES

 

COMPRE ONLINE:

Libro " EL PARAÍSO DE LA NUEVA LUZ"

 

 

 

 

  

 

© 2005 - 2017  Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra de Francisca Blázquez, dibujo, pintura, escultura, joyería, animación digital,

stands, instalaciones, diseños, fotografías, etc. aún citando la procedencia

 

 www.franciscablazquez.net

 

Aviso Legal