Expone del 27 de marzo al 12 de abril en el Palacio de Congresos de Madrid

 

La poesía de la pasión encontrada en la materia incendiada de la pintura de J. Martín Rojas

   

Apasionado, poeta de la materia, incandescente partidario de la pasión de los colores, el mexicano Martín Rojas se sumerge en el legado de la historia, para entresacar sus olores y sabores. Relata la persistencia de los Dioses y sus leyendas, que son las que, en forma de fábula, a través de alegorías o parábolas nos influyen en nuestro quehacer cotidiano. El poder de la palabra es fundamental, pero, más importante es la fuerza del símbolo. De ahí que en su obra pictórica los Dioses estén presentes leídos en clave simbólica, en el sentido de aglutinar una parte fundamental de nuestros referentes, de la verdadera prodigalidad de la fantasía, de la fuerza contenida en la alegoría de la imagen. 

La imagen de un Dios se eleva a grandes alturas, en el sentido de convertirse en fundamento de su propia evidencia. 

Nosotros avanzamos en el camino de las pléyades, en los vericuetos del laberinto, en los senderos llenos de polvo del pasado, que, sin embargo, recorremos una y otra vez. Parecen ser los mismos caminos pero no lo son. Se trata de senderos y sendas que están nutridos de polvo, tierra, hierba, vegetación, rodeados, a ambos lados, de árboles, bosques, cruzados por personas, campesinos y senderistas en su mayoría, animales salvajes, insectos, plantas y animales domésticos. Son como sus Dioses, caracterizados como indígenas, de grandes cabezas, que encierran el saber y la bondad humanas, en su diversidad y pléyade de propuestas. 

A veces, dichos Dioses, parecen salvajes, en otras ocasiones pacíficos y bondadosos, o bien fuertes y emblemáticos. Se trata de Dioses que beben de las fuentes esenciales, de la energía de la sabiduría de siempre, encerrada en frascos o en espacios estancos que hay que descubrir. Pero, sobre todo, la sabiduría está encerrada en nosotros mismos y en el universo que nos rodea. De ahí que, en ocasiones, lo evidente no se vea, y, por consiguiente, hay que saber descubrir en lo aparente el sentido y el significado profundo de las cosas. 

La poesía de la pasión encontrada en la materia empleada por Martín Rojas estriba en hallar la fuerza de los Dioses, sabiendo que estos somos nosotros. Emplea símbolos para describirnos con apasionamiento su existencia, dado que su pintura expresionista es poesía del color incendiado. Muestra expresividad de rostros, potenciando símbolos y alegorías como el águila, animal sagrado, que, con su majestuosidad, nos transite una rara sensación de poderío interior. También describe escenas de batallas, actos bélicos, guerras cruentas, de muchos muertos y heridos, tiñéndose de sangre la profusión y profundidad del agua del mar. 

Hay choque de civilizaciones, en las que los barcos se entrecruzan, las flechas y los heridos pululan por doquier, insertándose en el bagaje de los sentidos, entre las exclamaciones de los guerreros de ambos bandos. 

Pasión y muerte en el umbral de la vida, allá en el horizonte, en el que no solo nace el sol, sino que, desafortunadamente, de rojo sangre se vuelve el agua cristalina que lo refleja. 

No hay oleaje, pero los sonidos de las exclamaciones de los combatientes hacen más daño a nuestros oídos que una locomotora de vapor encendiendo su discurso energético, partiendo de una abandonada estación situada en el tiempo inmediato. Luces, senderos chamánicos, brujos, magia de la sensualidad del color: Rojo, del amor y la sangre; azul, del espíritu; verde, de la sensualidad; amarillo, de lo intelectual; blanco, de la pureza y marrón que se adscribe a la fuerza de la tierra. Su obra pictórica aglutina en un discurso matérico, la elementalidad de la vida, a partir de constatar la determinación de sus materiales, encabezados por la impronta del color incendiado.

El autor plástico mexicano ha expuesto en más de quince países de tres continentes, además es un gran teórico del arte contemporáneo y excelente organizador de eventos.

 

  


Joan Lluís Montané
De la Asociación Internacional de Críticos de Arte 

 


 

 

DISEÑOS E INSTALACIONES

 

COMPRE ONLINE:

Libro " EL PARAÍSO DE LA NUEVA LUZ"

 

 

 

 

  

 

© 2005 - 2017  Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra de Francisca Blázquez, dibujo, pintura, escultura, joyería, animación digital,

stands, instalaciones, diseños, fotografías, etc. aún citando la procedencia

 

 www.franciscablazquez.net

 

Aviso Legal