Expone obra pictórica en el Palacio de Congresos de Madrid del 27 de marzo al 12 de abril de 2006

 

J. Martín Rojas, del legado indigenista a la predisposición de la materia

   

Poeta de sus propios lienzos y murales. Indaga en los prolegómenos de la singular y determinante evidencia matérica, en el sentido de interesarse por lo icónico, por las referencias signales, basadas en los signos de los indígenas, en el marasmo y las pléyades de lo sutil evanescente contenido en el legado más escondido de las entrañas de la tierra. Escarba la tierra, oye música celestial de los ángeles que acompañan a los Dioses, que envían a sus huestes, a los símbolos de todas las épocas a combatir entre sí, en interminables batallas, en luchas cruentas o no, donde las almas suben y bajan y el espíritu de los ancestros parece decir al chamán que los invoca que todo está bien, que no se preocupe, que en las distintas dimensiones hay la verdad, conjunto de verdades que nos mueven a todos en la dinámica diaria, buscando los hilos que confrontamos a menudo en el teatro del giñol.

Masas de guerreros, el bien y el mal, lo relativo y lo absoluto, conceptos que se entrecruzan en lo evidente, que están ahí, que se hallan escondidos, aletargados, que se muestran con determinación cuando la ocasión es propicia. No hay humo de guerra, solo restos de una batalla que se aleja, mientras los ayes ya no resuenan. 

Indaga en la capacidad que posee el símbolo de conocerse asimismo, de mostrarse con fuerza y determinación, a partir de lo emblemático. Exhibe iconos de gran fortaleza, símbolos que nos manejan y se manejan con elegancia, dado que el ser fiel con la historia, con el pasado inmediato, nos produce una sensación de fuerza, de clara idiosincrasia identificativa, en la que todo es importante, dado que se basa en lo sutil del camino, en la facilidad de lo emblemático para convertirse en el guardián del espejo. Entra en el espejo, buscando un mundo de Dioses, de símbolos y alegorías, que descansan en leyendas, en vicisitudes históricas, en amalgamas de verdades que están en el poso de la leyenda. 

Su obra se nutre de alegorías, de realidades inventadas, de Dioses que nos rigen, en la voluntad del indígena de conectar con el mundo de las almas, de los espíritus que nos recuerdan. Asimismo nos presenta las alegorías de la vida. Con calma, con sosiego, va desgranando la determinación de la propia existencia, en el sentido de mostrar la capacidad del símbolo para restaurar imágenes e ideas. 

El símbolo no es nada, pero, a la vez, es la síntesis de la representación abstracta de la propia existencia, de la evidencia y de las diferentes constataciones. Cuando la idea se materializa deja de ser símbolo, porque este ha cumplido su misión. De ahí que el creador mexicano se guíe por símbolos, para desvelarnos el misterio, para, a continuación, ser enigmático en la explicación, insertándonos en la mitología de lo indígena, pero, en el fondo cuando más local es la obra, más universal es. Lo diferente es lo local, lo unificador es universal.

La propuesta de J. Martín Rojas viaja a través del tiempo, se adentra en los diferentes posicionamientos de la vida, se halla en el espíritu de las formas, en la emblematicidad de los símbolos y alegorías que se detallan a sí mismos, que se comunican con la verdad para interesarse por el conjunto de verdades. 

No hay universalidad, sino unidad en diversidad en lo universal. Cuando más unidos más separados en lo cultural. Pero lo culto es elegante, sutil, sugerente, permisivo, evolucionado, dado que la cultura reside en el corazón y no en el cerebro. La mente es el vehículo sabio, pero la cultura es corazón y vida. 

El legado del muralista y pintor mexicano descansa en su fantasía emocional y en la diversidad matérica cromática que acompaña a sus propuestas de Dioses y guerreros, de animales símbolo y espíritus de los diferentes sectores de la actividad humana, donde el amor y la muerte forman parte del cliché de la horas, estimulado por los momentos sabios. 

 

  


Joan Lluís Montané
De la Asociación Internacional de Críticos de Arte 

 


 

 

DISEÑOS E INSTALACIONES

 

COMPRE ONLINE:

Libro " EL PARAÍSO DE LA NUEVA LUZ"

 

 

 

 

  

 

© 2005 - 2017  Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra de Francisca Blázquez, dibujo, pintura, escultura, joyería, animación digital,

stands, instalaciones, diseños, fotografías, etc. aún citando la procedencia

 

 www.franciscablazquez.net

 

Aviso Legal