Del 27 de marzo al 12 de abril expone en el Palacio de Congresos de Madrid

 

J. Martín Rojas, la dinámica de los signos en la pléyade de los Dioses 

   

Hay muchos Dioses pero es el mismo Dios, pero, sin embargo, siempre buscamos distintas explicaciones para un mismo concepto. En este aspecto J. Martín Rojas refleja los distintos dioses indígenas de las culturas ancestrales mexicanas, que rigen aspectos de la dinámica diaria. Esta necesidad de mostrar a los padres espirituales, a los Dioses que nos gobiernan, que nos inoculan su gran bondad y determinación, el espíritu del segmento al que nos referimos, del trabajo o sector, es debido a la necesidad que tiene el hombre de confeccionar símbolos, que son signos, elementos sintéticos que aglutinan específicamente planteamientos mitificadores, para consolidar cualidades y aspectos evidentes que se nutren de estructuraciones, de formalidades, de deseos y de anhelos. Los dioses somos, en realidad, nosotros mismos, que extrapolamos nuestro mundo de deseos en figuras emblemáticas, dotadas de fuerza, expresivas, alegóricas, que encierran nuestra visión idílica de un mundo mejor, o bien la necesidad y la garantía en creencias superiores que nos armonizan y dirigen, mostrándonos las sendas adecuadas que se nutren de la evidencia de la trasparencia en lo sutil porque lo especial es único. La unidad no existe, pero la multiplicidad es consecuencia del legado de la circunstancia, que nos impulsa a ser elegantes en las consideraciones, para ser bellos en las formas y sinceros con el corazón. Los Dioses de J. Martín Rojas surgen dentro de un contexto iconográfico, formado por Dioses, aspectos y cualidades de Dioses, que son individuos deificados, acompañados de símbolos indigenistas, de alegorías en las que los animales como el águila ocupan un importante papel. La guerra, el deseo de lucha y conquista, de anhelo de independencia está perfectamente mostrado. Asimismo los Dioses que representan a los elementos, el oro como metal superior, la fuerza del bien y el embate del mal. 
   
Matérico, profundiza en el expresionismo iconográfico, formado por detalles de símbolos, por pigmentos y materiales que buscan el relieve en su pintura, sin desestructurar la realidad. Todo está pensado para apoyar la entereza de la insistencia matérica, basada en la preponderancia del color, en la incidencia del cromatismo, como material esencial, alegórico, ideado para ser el guía que conduce a los espectadores a través de la obra del conocido muralista y pintor mexicano buscando porciones de libertad en un contexto dominado por la elegancia. 

 

 

 

 

  


Joan Lluís Montané
De la Asociación Internacional de Críticos de Arte 

 


 

 

DISEÑOS E INSTALACIONES

 

COMPRE ONLINE:

Libro " EL PARAÍSO DE LA NUEVA LUZ"

 

 

 

 

  

 

© 2005 - 2017  Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra de Francisca Blázquez, dibujo, pintura, escultura, joyería, animación digital,

stands, instalaciones, diseños, fotografías, etc. aún citando la procedencia

 

 www.franciscablazquez.net

 

Aviso Legal