Marisa Ordóñez, la búsqueda de un concepto formal sensual

  

 
 

La creadora leonesa, afincada hace muchos años en Barcelona, indaga en su escultura dentro de un mundo formal estructurado en base a gestos, curvas, formas redondas, ausencia de ángulos rectos, de líneas agresivas, todo ello buscando el equilibrio, la armonía existente en la suavidad y voluptuosidad de las curvas femeninas por sí mismas. De hecho representa la figura de la mujer como eje central, en diferentes poses y actitudes, buscando la forma pura, el gesto natural, el equilibrio estructural sin forzar, asentando una dinámica natural, casi naïf. No es seguidora de este concepto, pero, emplea una cierta actitud de bondad, eliminando agresividad, buscando nutrir con el contraste formal y la suavidad estructural, los conceptos que nutren la propia idiosincrasia de la vida. 

Es una escultora que posee una gran predilección por la sensualidad formal, el mundo del gesto, los recovecos, descubriendo constantemente rincones poéticos que delimitan sus intenciones, siempre en línea con el cambio constante la variación de lo inespecífico, la formulación y reformulación de la dinámica circunstancial de la caricia del material. 

Emplea madera, mármol, alabastro, bronce y piedras de diferente composición, todas ellas caracterizadas por la suavidad de planteamientos o bien por su cromatismo. En ocasiones, respeta su color natural, mientras que, en otras, prefiere pintarlas de manera monocromática, insuflándolas una idea de modernidad evidente que resalta la silueta femenina, que reduce las texturas y formas a una expresión sintética pero elegante de la mujer. 

El color es el catalizador del cambio, dado que le permite eliminar detalles, sintetizar formas, concretar texturas, concentrando el poder del volumen en la estilización del gesto, en la nimiedad del estilo, dado que lo importante en este contexto es la idea que expresa. 

Buscadora constante de un estilo propio, lo consigue, a partir de la idea central de la mujer, formada por generosas curvas, a la que presenta en actitud de descanso, meditación, contemplación, de serena bondad, de quieta espera. 

Potenciadora del movimiento, se concentra en el dinamismo del color, que es quien sintetiza la forma, extrapolando la estructura dentro de discursos en los que lo importante es el resultado final y no el detalle de una determinada zona. 

De actitud contemporánea, dota de simbolismo a sus mujeres, implicándolas en el cambio social, en la perspectiva de lo complejo.

 

 

Joan Lluís Montané
De la Asociación Internacional de Críticos de Arte 

 


     

 

 

 

 

 

 

DISEÑOS E INSTALACIONES

 

COMPRE ONLINE:

Libro " EL PARAÍSO DE LA NUEVA LUZ"

 

 

 

 

  

 

© 2005 - 2017  Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra de Francisca Blázquez, dibujo, pintura, escultura, joyería, animación digital,

stands, instalaciones, diseños, fotografías, etc. aún citando la procedencia

 

 www.franciscablazquez.net

 

Aviso Legal