La reivindicación de la independencia de la mujer en la pintura de Marisa Ordóñez

  

 
 

Siempre es la mujer el personaje central de su obra pictórica. En el fondo es autobiográfica, es decir que se está representando a sí misma. La suya es una actitud de reivindicación, en el sentido de optar por la mujer como elemento capitalizador de energías, huyendo de lo estético, emplazándola como iconografía alegórica, como si fuera elipses, metáforas, alegorías, mostrando con ayuda de los títulos, una actitud irónica en ocasiones, mientras que en otras es más directa, o bien inocente y sensible. Según su interés el sentido final de su temática cambia, pero la figura de la mujer como personaje se mantiene constante. 

La presencia femenina no es un ideal de belleza, porque no pretende ser descriptiva, sino que, a través de dibujos de clara ascendencia escultórica, muy próximos al primitivismo, elabora en técnica mixta, pintura de gran cromatismo, aunque sin introducir excesivas tonalidades ni variantes cromáticas. 

Simplifica la forma, elimina ángulos y líneas rectas, abusando de la curva y de las conformaciones circulares o semicirculares, evidenciando un interés claro en mostrar al espectador el protagonismo de la mujer, sin menoscabo de su personalidad, al margen de su supeditación al hombre. Reivindica su independencia, su cohesión como personaje en sí mismo y su elección ante el universo que la contempla.

 

 

Joan Lluís Montané
De la Asociación Internacional de Críticos de Arte 

 


     

 

 

 

 

 

 

DISEÑOS E INSTALACIONES

 

COMPRE ONLINE:

Libro " EL PARAÍSO DE LA NUEVA LUZ"

 

 

 

 

  

 

© 2005 - 2017  Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra de Francisca Blázquez, dibujo, pintura, escultura, joyería, animación digital,

stands, instalaciones, diseños, fotografías, etc. aún citando la procedencia

 

 www.franciscablazquez.net

 

Aviso Legal