VOLVER  >>>

 

 

 

Jaime Graschinsky, el misterio de la magia del cristal y el hierro

 

 

 

Jaime Grashinsky es un alquimista de hoy, pero sus raíces se sumergen en la tradición de la Edad Media, en la que los experimentadores en la senda de la iluminación, es decir los interesados en conseguir la transmutación de la materia a partir de la fundición, denominaron al vidrio, metal. Hierro y vidrio se funden, poseen procesos paralelos, estando imbuidos herreros y vidrieros de un cierto carácter sagrado por los procesos seguidos en sus oficios en los inicios.


Fuego que transmuta la materia y la convierte en otra materia. Trasmutación y cambio, baile de moléculas, densidad y sutilidad de la esencia matérica. Lo que es arriba es abajo y lo que es abajo es arriba. Todo se transforma, el movimiento es continuo.


El creador argentino combina hierro y vidrio en realizaciones escultóricas marcadas por su alegoría y simbolismo, permitiéndose investigar las posibilidades de ambos materiales, empleando la delicuescencia del vidrio y su ductilidad cristalina, contrastando o bien armonizando según obra con la austeridad del hierro. Metal que cambia de color según acción del soplete, marcando el carácter que le permite ser depositario o estructura del alma de cristal.





Joan Lluís Montané
De la Asociación Internacional de Críticos de Arte

 

 

 

 

   

© 2005-2007  www.franciscablazquez.net 

  Contacto

 

DISEÑOS E INSTALACIONES

 

COMPRE ONLINE:

Libro " EL PARAÍSO DE LA NUEVA LUZ"

 

 

 

 

  

 

© 2005 - 2017  Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra de Francisca Blázquez, dibujo, pintura, escultura, joyería, animación digital,

stands, instalaciones, diseños, fotografías, etc. aún citando la procedencia

 

 www.franciscablazquez.net

 

Aviso Legal