Del 16 al 31 de marzo de 2007 en el Palacio de Congresos de Madrid

 

 

Roberto Dell’Acqua, en busca de lo misterioso en la parafernalia de lo complejo
 

 

 
 

Roberto Dell’Acqua es un buscador del misterio de la vida. En su obra pictórica y escultórica constatamos esta búsqueda, porque tiene necesidad de crear escenarios distintos de la propia visión real para reinventar la existencia. Esta necesidad de reinvención demuestra su interés en desvelar el misterio, pero, para ello, necesita investigar y equivocarse muchas veces. Por ejemplo, en muchas ocasiones está muy interesado en transformar una escena cotidiana en una representación generalizada del significado de la cultura a la que pertenecen sus autores. Para lograrlo, nada mejor que dotar al escenario de contenido y ello es lo que hace de forma habitual a lo largo de su producción.


No le interesa simplificar o desarrollar el escenario por capricho, sino que pone y quita elementos en función de las posibilidades escénicas. Así en ‘Balconi’ reduce elementos, para apuntalar la necesidad de que el espectador se convierta en cómplice de lo que no se dice pero se intuye. Mientras que en ‘Ananda’, el atrezzo de ésta es consecuencia de la necesidad de informar al espectador sobre que clase de persona o ser se trata. De ahí que la figura de la misteriosa mujer posea una elaboración más complicada, con presencia de más elementos, que pueden incrementar el interés del que contempla la escena de la obra.


De todas formas su voluntad de conectar con el misterio no se halla al margen de la trascendencia de lo que representa. Cuando se interesa por el torero Dominguin, acomete la figura del diestro buscando el símbolo, es decir desarrolla el mito para encontrar la persona, aunque le interesa la historia.


En ocasiones Ananda le permite investigar en otras dimensiones, mostrarnos las diversas posibilidades de la realidad. La mirada de Ananda nos transporta hacia otros estadios de la conciencia: ¿Es gitana, o bruja-gitana? De todas formas se trata de una mujer llena de misterio, que ama y es amada, que posee un poder que traspasa las paredes y los lindes materiales, porque lanza una mirada llena de luz cristalina que abarca lo inabarcable. Asimismo el creador trasalpino es un buscador lumínico, que dota a la vida de nuevos escenarios a los que adornar con ideas e historias, que emplaza con serena determinación. Todo está iluminado si cumple una función, porque es como la energía que incide en la materia: evolución continua.


Su capacidad de potenciar en sus obras la exhuberancia de la vida se basa en el dominio de la composición, en el cálculo medido de sus componentes, porque no es partidario de sobrecargar la obra, sino que esta presente los elementos imprescindibles.


Su afán es mostrar la exhuberancia de la intensidad del hálito vital en todo lo que existe en la tierra. Porque lo existente es magia y el buscador de magia la encuentra cuando se halla a sí mismo. Sabe que Ananda es él, él es Ananda, el gran misterio desvelado, porque es el mago poseedor de la varita mágica que transforma todo lo que ve en oro escénico.

 

 

 

Joan Lluís Montané
De la Asociación Internacional de Críticos de Arte 

 


     

 

 

DISEÑOS E INSTALACIONES

 

COMPRE ONLINE:

Libro " EL PARAÍSO DE LA NUEVA LUZ"

 

 

 

 

  

 

© 2005 - 2017  Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra de Francisca Blázquez, dibujo, pintura, escultura, joyería, animación digital,

stands, instalaciones, diseños, fotografías, etc. aún citando la procedencia

 

 www.franciscablazquez.net

 

Aviso Legal