Participa en la exposición de la Galería José de Ibarra de Barcelona,

inaugurada en diciembre 2006 y que concluirá en enero de 2007

 

 

Robert Carbonell, el diálogo matérico, la incorporación de elementos y la dinámica poética

  

 
 

Indaga en la materia, profundizando en la dialéctica de los elementos y materiales que intervienen en su discurso pictórico. Emplea el color como parte de la misma materia, buscando la expresión de la informalidad, pero, utilizando signos poéticos, elementos que no siendo icónicos, ascienden a la categoría de lenguaje subliminal.


Es un abstracto informalista, que se comunica con la fuerza del color, empleándolo con contundencia, exhibiendo su dinámica matérica que se reivindica a sí misma.


Explora sentimientos, cruces de caminos, estructuras, rejillas, redes, pliegues, rugosidades, determinando la expresividad del color, que forma y conforma montañas de formas, que se alteran con su propia densidad.
Utiliza la dinámica de la materia para vislumbrar el espacio, en el que se cruzan senderos trazados de forma inconsciente, pero, a la vez, derivados del consciente. De esta forma desarrolla sentimientos, catapulta estados de ánimo, sensibles, delicados, otros más agresivos, pero dentro de una exhibición poética, de una evidencia de la transformación que es constante. Para el creador catalán, nacido en Barcelona, la transformación es la base de la evolución matérica.


Robert Carbonell (
www.abstracte.com ) indaga en la abstracción, dentro de la no forma, porque enlaza la percepción de la evidencia no formal con la dinamización de los sentidos.


Exhibe un desarrollo fulminante interno, porque su obra surge de dentro hacia el exterior, metabolizando los sentidos, evidenciando su gran capacidad de expresividad sensible, exhibiendo una escritura no visible, pero formada por trazos, huellas, evidencias, reflexiones de índole signal, que se suceden una detrás de otra, buscando la percepción de la idiosincrasia del cambio continuo.


Asimétrico, equilibra el discurso a través del contraste, buscando una armonía expresiva, que se nutre de momentos, que va más allá de las limitaciones matéricas, porque, el empleo del color le permite apoyar aspectos determinados de su formación pictórica.


Detallista, evoluciona con precisión, a partir de la catarsis continua de color y materia, en un espacio pictórico que posee una movilidad dialéctica, nutrida de silencios, exclamaciones de gritos en el confín del desierto de informalidad.


No muestra vestigios de un devenir icónico claro, sino que sus huellas son invitaciones a seguir diversos caminos en un contexto complejo, pero expresivo, también singular, porque del contraste evidente surge el silencio de la propia referencia.


Su obra es matérica, constituye un clamor denso, elaborado, específico, porque como tal, es abierta, es decir, nutrida por diferentes vibraciones, que son distintos referentes de instantes, dado que la propia evidencia del momento cambia a cada segundo. Es como una auténtica obra poética, que no se ve pero se siente a través de sus palabras plásticas, dado que la no forma se transforma en vibración, y esta, a su vez, en onda, visualizándose a nivel matérico, pero, conservando su secreto como devoción espiritual.

 

 

 

 

Joan Lluís Montané
De la Asociación Internacional de Críticos de Arte


     

 

 

 

DISEÑOS E INSTALACIONES

 

COMPRE ONLINE:

Libro " EL PARAÍSO DE LA NUEVA LUZ"

 

 

 

 

  

 

© 2005 - 2017  Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra de Francisca Blázquez, dibujo, pintura, escultura, joyería, animación digital,

stands, instalaciones, diseños, fotografías, etc. aún citando la procedencia

 

 www.franciscablazquez.net

 

Aviso Legal