Participa en la exposición de la Galería José de Ibarra de Barcelona,

inaugurada en diciembre 2006 y que concluirá en enero de 2007

 

La visión matérica de lo evanescente en la obra informal de Robert Carbonell

  

 
 

Navega a través de sueños oníricos, de concepciones sutiles en las que la materia es el andamiaje de los que están más allá de la realidad que nos limita.


Su última producción pictórica posee una fuerza singular, centrípeta, como resultado de la incidencia de la energía, constatando la influencia de la espiral transformadora de la capacidad energética que, incidiendo sobre la materia, permite una potenciación sustancial de la propia voluntad de cambio que la nutre.
Viaja a través del espacio-tiempo, creando obras en las que la noción del tiempo no existe, dado que parecen surgidas de un instante onírico determinado, pero sin fecha de inicio y sin fin.


Su creación, elaborada en técnica mixta, es matérica, concede mucha importancia a la densidad y al grosor, también al relieve y al color, pero, a la vez, asimismo, muestra escenas en las que, siendo la composición abstracta, aparecen en la informalidad, referencias que corresponden a personajes que surgen de un sueño profundo. Personajes que están ahí, pero, realmente no están, solo en nuestra imaginación, aunque el creador catalán quiere que conectemos con ellos y nos los muestra de manera sutil, disimuladamente.


Robert Carbonell (
www.abstracte.com ) exhibe aquello que no existe para el cerebro normal, pero que está ahí, porque solo es cuestión de saber verlo.


Por eso lo fundamental en su obra es que nos muestra la fragilidad de la existencia a través de la materia, haciéndolos constatar su presencia, a partir de la percepción sutil de una esencia que surge misteriosamente, pero que, en realidad, forma parte de la propia evidencia que la nutre. Es decir que sus personajes no son inventados, son captados a través del sueño, o de su mente subconsciente, del inconsciente, referenciándolos, como si fueran entidades energéticas. Y ello es así dado que, en el fondo, son también, materia. Una materia que se basa en los prolegómenos de un viaje hacia el infinito de los mundos, aquel que posee otra realidad dimensional pero que el artista capta, de forma consciente o inconsciente. Para lograrlo no sabemos si se basa en la actitud de dejar fluir su estadio inconsciente o de abrirse a las posibilidades de la intuición de manera fluida pero, lo que está claro es que hay varios signos que delatan un comportamiento abierto hacia esta actitud. Por un lado exhibe manchas de pintura de forma circular y por otra insinúa fenómenos matéricos o manchas que recuerdan vagamente rostros. De ahí que su obra pictórica del 2006 posea una clara visión matérica de lo evanescente.


Su discurso pictórico no presenta formas concretas destacadas, tampoco conjuntos formales evidentes, pero si insinuando, como si quisiera comunicarnos la importancia de las presencias, de los entes vibracionales que en una situación normal no vemos pero que están ahí, entre nosotros, a nuestro alrededor, en mitad de nuestro interior, siendo, en consecuencia, una determinada manera de conectar con la energía, al margen de limitaciones. De ahí que su informalismo aumente las capacidades psíquicas de la materia y nos transporte a un mundo de energías sutiles, permitiéndonos viajar con ellas hacia otros sistemas de ideas y creencias.


 

 

Joan Lluís Montané
De la Asociación Internacional de Críticos de Arte 
     

 

 

 

 

 

 

DISEÑOS E INSTALACIONES

 

COMPRE ONLINE:

Libro " EL PARAÍSO DE LA NUEVA LUZ"

 

 

 

 

  

 

© 2005 - 2017  Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra de Francisca Blázquez, dibujo, pintura, escultura, joyería, animación digital,

stands, instalaciones, diseños, fotografías, etc. aún citando la procedencia

 

 www.franciscablazquez.net

 

Aviso Legal