Expone en Galería José de Ibarra de Barcelona hasta finales de enero del 2007

 

Robert Carbonell, la informalidad y la percepción del color en un contexto interior

  

 
 

Participa en la exposición organizada por la Galería José de Ibarra de Barcelona con producción pictórica basada en el discurso de la no forma, en la abstracción fundada en la fortaleza del color, en la intensidad de la determinación del mismo en convertirse en expresión de su propia idiosincrasia.


Su método de trabajo es directo, pero, a la vez, elaborado, buscando, en primer lugar, asentar la poética de la materia, en el sentido de considerarla el resultado de una conjunción de ideas, supeditadas a estados de ánimo, pero, también a sistemas de creencias, aunque posicionadas dentro de un sentido lúdico de la existencia.


Bucea en el paradigma del misterio en el que se asienta la materia. Es decir que navega en las intersecciones de la materia, entendida como vibración elemental básica, en la que hay transformación, porque está sujeta a la acción de la energía.


En su creación informal, capta el instante de la transformación, pero, también, es capaz de dedicarse a exhibir las huellas de los diferentes estados de ánimo, que son los que, en realidad, modelan el discurso.
Es un creador informal que percibe el empleo del color como fundamental constituyente del alma de la materia en un contexto interior.


Su aproximación matérica no busca asentar la estética de los elementos, sino que se fundamenta en una actitud interior. Actitud que se encuadra a partir de la propia consideración de su trascendencia como tal.


La materia es materia, porque está sujeta a cambios constantes, es decir que es un agente activo, dado que no es considerada un planteamiento existencial estático. Porque la dinámica de su esencia es estar sujeta a variación. De ahí que su informalidad predomine en un contexto en el que hay percepciones de diversos signos, derivadas de una conciencia sutil, basada en el romanticismo del autor que se supera a sí mismo, en el aspecto de ser consecuencia de un resultado filosófico. Romanticismo filosófico, nutrido de elaboración sutil procedente de la conciencia interior.


Se adentra en los prolegómenos del color, acentuando determinadas zonas de la composición, descubriendo ambientes, impulsando actitudes, fomentando el cambio continuo, porque el color es onda vibracional, dado que corresponde a determinados estados de ánimo.


Tanto el color como los elementos materiales empleados son materia, asimismo también la propia superficie densa pictórica, la conjunción de signos, caligrafías insinuadas, los tonos y matices cromáticos sutiles y la propia catarsis del elemento referencial predominante.


Robert Carbonell (www.abstracte.com), considera que la vitalidad de la conciencia reside en el cambio constante, basado en la superación de un único sistema de realidad. De ahí que promulgue realidades diferentes, que se relacionan en el laberinto de elementos de la tela, aquel que está dotado de la capacidad del misterio, pero que también muestra las posibilidades de ir más allá del enigma.


Lo misterioso de su creación, es que parte de un estadio poético, para avanzar a través del mundo de los sentimientos puros, para adentrarse en la fragilidad del hilo de Ariadna, que surge de las limitaciones de la propia configuración plástica. Es decir que lo limitado le permite ir más allá de la experimentación abstracta, porque sabiendo los confines podemos superarlos.

 

 

 

Joan Lluís Montané
De la Asociación Internacional de Críticos de Arte 

 


     

 

 

 

 

 

 

DISEÑOS E INSTALACIONES

 

COMPRE ONLINE:

Libro " EL PARAÍSO DE LA NUEVA LUZ"

 

 

 

 

  

 

© 2005 - 2017  Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra de Francisca Blázquez, dibujo, pintura, escultura, joyería, animación digital,

stands, instalaciones, diseños, fotografías, etc. aún citando la procedencia

 

 www.franciscablazquez.net

 

Aviso Legal