Expone del 3 al 15 de diciembre de 2007 en el Palacio de Congresos de Madrid

 

Marisa Marconi, presencias, ausencias, ángeles y espíritus

 

 


Marisa Marconi expone del 3 al 15 de diciembre en el Palacio de Congresos de Madrid, España, Paseo de la Castellana, 99. La inauguración es el día 3 de diciembre a las 20.00 horas en la Sala Joan Miró de dicho centro.
Es una buscadora de presencias, de seres que en su ausencia, capta y los plasma a través de su obra pictórica, gráfica y escultórica.

 

 


 

La creadora multidisciplinar italiana se muestra muy preocupada por la luz en su obra pictórica y en la creación gráfica, que es el vehículo empleado para dar a conocer las presencias, gestos, esencias, que son sugerencias, dotadas de gran sensualidad.


Gestos abstractos, secuencias gestuales, que se adentran en la marasmidad de su obra pictórica realizada en acrílico.


Busca expresar sin aspavientos, de forma natural, el gesto tenue, o bien sensual, indicando la presencia, que no evidencia, con ausencia de descripción, porque es aura, hecto plasma, fragmento de materia astral, en otras ocasiones es cuerpo de luz, luminiscencia que avanza a través de la tinieblas, que se posiciona con determinación en su singularidad, abrazando la espacialidad. También exhibe ángeles, espíritus de diversos grados, secuelas de los mismos. Siempre en el sentido de posicionarse pero no de comprometerse, sin pretender apuntar las condiciones más emblemáticas, sino ser coherente con la insinuación, con la evidencia de la esencia que la define.


Se trata de hilvanar un discurso coherente con las presencias, que no son otra cosa que energías que no vemos de manera normal, pero que están ahí y son parte inalienable de nosotros: cuerpo etérico, cuerpo de luz, cuerpo astral y cuerpo biológico-este último evidente-.


Cuando el espíritu abandona la materia, su envoltura material, quedan rastros de cuerpo astral, pero también del cuerpo etérico y del cuerpo de luz, y son estos los que, precisamente, Marisa plasma en su producción pictórica y en una parte de su obra gráfica.


Interesada por el más allá en el más acá, por la dinámica vibracional de la energía, en escultura se concentra en la materia, pero, siempre con temáticas cercanas a una cierta trascendencia de la energía.


Este interés por estas temáticas en Marisa es normal, surge de manera espontánea, no posee detrás un concepto intelectual, sino vivencial.


Son presencias, rastros de ausencias que la creadora transalpina capta, sabe de su existencia y las refleja. Pero, la suya, es una actitud de creadora plástica, antes que pretender dar testimonio, es decir que incorpora tales elementos y energías por un interés personal humano y también plástico.


Su propia enigmaticidad, su fuerza interior, su cultivo del yo, en sus recónditos momentos de calma y serenidad, la introducen a otros mundos.


Adopta una actitud natural, de una persona que funciona con método, pero que es, a la vez, muy vivencial, en el sentido de ir más allá de las circunstancias que nos condicionan para buscar explicaciones a fenómenos aparentemente no reconocibles y a ello llega con apasionamiento.


Somos el resultado del espíritu, de las energías que nos conforman, pero solo vemos la materia, la forma externa aparente. Por eso, en la mayor parte de su producción pictórica, Marisa Marconi huye de un excesivo culto a la forma, trabaja en blanco y negro, en tonos grises, gama de blancos, negros, marrones o bien en su escultura en madera, piedra, metal, pero sin introducir excesivo color.

 

 

 

 

Joan Lluís Montané
De la Asociación Internacional de Críticos de Arte

 

 

 

 

 

 

 

DISEÑOS E INSTALACIONES

 

COMPRE ONLINE:

Libro " EL PARAÍSO DE LA NUEVA LUZ"

 

 

 

 

  

 

© 2005 - 2017  Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra de Francisca Blázquez, dibujo, pintura, escultura, joyería, animación digital,

stands, instalaciones, diseños, fotografías, etc. aún citando la procedencia

 

 www.franciscablazquez.net

 

Aviso Legal