Del 16 al 26 de noviembre de 2007 en el Colegio Mayor Argentino de Madrid

 

VI Mega Exposición Internacional de Arte Contemporáneo, España 2007:

un panorama completo del arte argentino contemporáneo

 

 

 

 

Organizada por Mercedes Rodrigo, directora de la Galería RG en el Arte y Mercedes Linares, directora de la Galería de las Naciones Arte Internacional, contando con el apoyo del Ministerio de Educación de Argentina y el Colegio Mayor Argentino ‘Nuestra Señora de Luján’, dirigido por Eleonora Fernández Arias, se ha inaugurado la VI Mega Exposición Internacional de Arte Contemporáneo, España 2007, en el Colegio Mayor Argentino, situado en Martín Fierro s/n de la Ciudad Universitaria de Madrid (España). Dicha muestra aglutina una nutrida representación de 39 artistas argentinos fundamentalmente y de México.


Tamara Revythis, María T. Bedzent, Mercedes Rodrigo, Cristina Vidal, Marcela Vicente, Jorge Morrone, Rubén Prieto, Martha R. Escobedo, Marta Rodríguez, Ethel Perroni, Susana M. Rodríguez, Rita Lourido Katz, Rubén Prieto, Mirta Noguera, Myrtha Sacramone, Ana Baldi, Yamel Asef, Liliana Gavotti, Marisa Antoszewski, Marta Aguilera, Laura Brarda, Marta Sedler, Nora Giannattasio, Mercedes Jaureguialzo, Alicia Sevillano, María Inés Navarro, Juan Montiel, Elsa Baglietto, Alicia Toscano, Diana Schuster, Nélida Abraham, Eleonora Burry, Cynthia Novillo, Stella Redruello, Celina Dubín, Marta Vargas Guevara, Liliana Jollada, Norma Zapata, Liliana Mammato y Jorge O. Fogliatti presentan diversos conceptos plásticos que oscilan de la geometría a lo simbólico, de la alegoría a la creación poética, pasando por el arte cinético, el realismo, el nuevo realismo, el arte social, lo expresivo, la abstracción, el arte naif, el paisaje, bodegón y la figuración.


Tamara Revythis se concentra en la dinámica de los elementos en su obra titulada ‘Homenaje al Maestro’, realizada con un planteamiento sutil, en el que expresa el entorno de un creador plástico, con todos sus utensilios y objetos, destacando por su punto ingenuo y la intensidad cromática.


María T. Bedzent concentra su interés en el movimiento, centrándose en la ejecución alegórica de sus personajes, para enfatizar la dimensión poética de los mismos, destacando por su trabajo de superposiciones cromáticas y transparencias.


Mercedes Rodrigo, escultora, joyera, autora de mini-instalaciones de metal y vidrio, artista multidisciplinar, se adentra en el mundo de alegorías y sombras, donde personajes y símbolos, se funden en un mundo delicuescente. Sus dibujos al lápiz presentan seres, figuras, personajes que están y no están. Sus esculturas y mini-instalaciones, además de su producción de joyería, poseen una gran variedad de conceptos, desde la abstracción a la alegoría, exhibiendo un gran trabajo de investigación del vidrio y sus cromatismos, combinado con el trabajo del metal, en el que destacan la asimetría y la profundización en la materia, buscando sus aspectos densos.


Cristina Vidal exhibe en técnicas mixtas el elenco de personajes de su ciudad, seres de todo origen y ‘modus vivendi’, dentro de una creación expresionista, dotada de alma, de colores incandescentes, mezclados con otros más neutros pero igualmente intensos. Refleja la proyección del interior a partir del conocimiento profundo de nuestro corazón universal y milenario. Sus seres son partes de la gran alma universal.


Marcela Vicente se adentra en los vericuetos abstractos, en la no forma, buscando la esencialidad en la diversidad, destacando iconismos, mostrando, además, figuración dentro de un gran magma matérico. Efectúa un análisis profundo de la creación abstracta, indagando en la expresividad de la propia fenomenología, ubicándola en el interior del movimiento, que es sesgo, emplazamiento de lo que cambia.


Susana M. Rodríguez, indaga en los elementos, en este caso en el fuego, aproximando el objetivo de su cámara al máximo, adentrándose en su textura, buscando la iluminación en la noche. Desaparece la fiesta, ya no son fuegos artificiales, es el fuego y su magia, la luz que significa la abertura de puertas hacia el canal del espíritu. Su obra fotográfica es trabajada, dado que busca el momento, ensayando el concepto, permitiéndose diversas licencias, pero enfocando su interés en el componente principal que aglutina la idea.


Jorge Morrone, exponente de la pintura social en la obra titulada ‘Exclamación’, irónico, se adentra en el análisis de una realidad que constata como falta de justicia, en la que la idea de libertad desaparece, emplazándose al margen de lo habitual. Es autodidacta, posee obras muy diversas, cada una con temática distinta, en la que desgrana su particular mundo.


Rita Lourido Katz, se alinea con la crítica social, buscando la ironía para describir situaciones penosas, que surgen de momentos históricos, que no son precisamente dulces porque la terrible verdad de la realidad se impone, aunque uno no quiera. Su obra de grabado está elaborada en técnica mixta, destacando por su profundidad de miras.


Rubén Prieto, realiza bodegones al óleo de gran factura, en los que destaca la idea de dinamismo, exhibiendo formatos de una cierta predisposición panorámica, en la que las frutas, botellas de vino y copas se suceden combinándose. Autor clásico, con planteamientos modernos, huye de lo hierático, siendo su obra elegante, dado que busca la belleza, la implementación de lo evidente en un contexto de gran intensidad cromática.


Martha R. Escobedo, la única no argentina de la muestra, nacida en México, muestra una obra alegórica, fundada en el poder de la idea, en la que muestra lo delicado del mundo. Trabaja en serigrafía, destacando por el trabajo del concepto, elaborando visualmente situaciones complejas que sintetiza con el poder de lo escénico.


Mirta Noguera es paisajista, alternando marinas, paisajes de barcos y escenas de ciudad, siempre dentro de unas características de sensualidad y sugerencia colorista y formal. Indaga en el color, adentrándose en lo tradicional, conectando con el pasado histórico, para ser en el hoy la evidencia.


Marta Rodríguez se decanta por la abstracción en sus técnicas mixtas, buscando el contraste cromático y la intensidad del color, fomentando la materia, dentro de un planteamiento donde destaca, sobre todo, la densidad de lo no formal.


Myrtha Sacramone es paisajista, realista, buscadora de lo complejo en la sofisticación elaborada de una naturaleza trabajada. Sus acuarelas son detallistas, indagan en la perfección, dentro de un realismo extremado, en el que describe la evidencia, pero, desde ángulos que nos invitan a soñar.


Los óleos de Ethel Perroni son matéricos, de colores contrastados, algo austeros, exhibiendo escenas de puerto, ríos y paisajes rurales marcados por la presencia del agua y las embarcaciones. No hay nada al azar, todo es producto de su visión de la propia realidad, enmarcada en el entramado de la pincelada y el culto a la materia del óleo.


Ana Baldi trabaja en acrílico y técnicas mixtas, exhibiendo personajes, es decir figuras humanas emplazadas en situaciones contrastadas, en las que destacan por su humanidad. Expresivas, pero de mirada serena, son personajes del pueblo, que se funden con el paisaje, color y más color, poemas de intensidad cromática.


Yamel Asef es una creadora que indaga en los vericuetos de la abstracción, enamorada de los paisajes de la Patagonia, busca en lo no formal la fuerza de las energías que confluyen en la materia y la transforman. Va más allá de la tierra para acceder al cosmos a partir de espacios concretos de los que se enamora. Espacios patagónicos que interpreta con expresividad, empleando el color y la abstracción, complementándolos con la adicción de elementos cuando la ocasión así lo requiere.


Nora Giannattasio busca la abstracción en la dinámica informal, aunque con presencias de líneas y referencias de cariz minimalista, emplazadas dentro de espacios, en los que la luz predomina. Dialoga con la luz a partir del color, viajando más allá de los límites de la materia para ser uno con la transformación. Disipa la tensión para adentrarse en los recovecos de lo imaginado.


Liliana Gavotti, nos muestra en creaciones efectuadas al óleo, abstracción, sensualidad y evidencias susurradas, en contextos plásticos donde se producen ascendentes evocaciones de seres que viajan más allá de los límites.


Mercedes Jaureguialzo se caracteriza por exhibir una geometría cinética, de influencias musicales, con formas y colores que están vibrando en diversos tonos, elaborando una serie de composiciones en las que destaca la dinámica del color.


Marisa Antoszewski, geométrica, trabaja en óleo sobre tela, buscando la materia y la forma, el diálogo entre el espacio y la densidad, en atmósferas donde el cromatismo manda dentro de una cierta austeridad. Capta la vibración de la propia forma, envolviéndola en entornos abstractos.


Alicia Sevillano, alegórica, busca el poder del símbolo en sus óleos sobre tela, dominados por el poder de la forma que deriva de la exhibición sutil de los iconismos.


Marta Aguilera, capta escenas como la de ‘Buscadores de oro’, dentro de una realidad que emplaza con clara determinación, en la que personas y paisajes se funden con el color y la composición.


María Inés Navarro se adentra en el poder de la metáfora, en la formulación específica de lo sugerente, en la evidencia de lo complejo, derivado de una percepción intuitiva, al margen de la mente, que la conduce. Sus óleos son alegóricos, mostrando la unidad en diversidad dentro de un complejo entramado en el que las alusiones a la naturaleza están presentes.


Laura Brarda se concentra en paisajes sutiles, donde el óleo es utilizado con sensual evidencia, para potenciar difuminados sugerentes, que no interrumpan la composición y el ensueño que la domina. Funde cielo y tierra, agua y fuego que es luz en obras como ‘Atardecer’, todo ello contado como en un susurro.


Juan Montiel se decanta por el grafito, demostrando su dominio de la técnica, en escenas de gran intimidad, en las que lo importante es la expresión del momento o la acción.


Marta Sedler, elabora en técnica mixta obras caracterizadas por su tendencia a la transparencia, con superposición de colores, buscando el contraste en escenarios de cierta ambigüedad icónica.


Elsa Baglietto, exhibe óleos donde destacan los personajes objeto de su atención, dentro de un realismo evidente, sin buscar el detalle hierático. Posee una gran habilidad en mostrar los personajes con la sencillez que da la propia naturalidad, como es el caso de la obra titulada ‘Mirada que habla’.


Alicia Toscano, presenta técnicas mixtas caracterizadas por su dinamismo formal, su ascendencia geométrico- sensual-sugerente, en la que lo importante es el sesgo del movimiento, emplazado en el aire, dentro de un planteamiento cromático de colores contrastados. Se embruja con el color, adentrándose en su magia para perderse en el cielo de lo insinuado.


Los paisajes de Diana Schuster se enmarcan en un espacio situado en otra dimensión, empleando la metáfora, las composiciones sugeridas, alegóricas, que viajan hacia las interioridades de la propia persona enmarcada en un mundo en el que predomina el silencio y lo inusual.


Nélida Abraham, se interesa por la pintura caracterizada por la preponderancia del dibujo, la presencia de la evidencia y la inagotable imaginación que nos catapulta hacia una dinámica real pero sugerente. Su tratamiento del óleo es estudiado, aproximándose a la insinuación.


Eleonora Burry es escenográfica, domina perfectamente el dibujo, incide en el estudio cromático, buscando alegorías, simbolismos aplicados a sus personajes. Destacan las mariposas y los gatos, protagonistas de una creación elaborada en óleo en la que busca evocar los sentimientos de forma intensa pero mediatizada, permitiéndose un ejercicio magistral del color y la forma. Va más allá de lo evidente, porque su obra se nutre de aspectos del subconsciente, también se adorna de una actitud que viaja en línea con el poder escenográfico y cinematográfico de la imagen.


Cynthia Novillo Almada abraza el mundo de las flores, jugando con ellas, reconvirtiéndose su mundo en otro, porque éstas son producto de una actitud que viaja más allá de las limitaciones ordinarias. Sus flores son miradas, personajes que se funden con los Devas.


Stella Redruello, busca la alegoría de la sutileza en la magitud del color, exhibiendo acuarelas marcadas por la ascendencia de flores y seres, todos en movimiento, buscando la simbiosis en el uno como concepto. Se caracteriza por su gran intensidad lírica, por su pronunciada dedicación al movimiento, que se eterniza y como tal se vuelve constante, es decir invisible. Conecta con los mundos superiores, con la naturalidad de las esencias cósmicas.


Celina Dubín pinta paisajes, caracterizados por escenas rurales, campos de flores, casas, huertos, caminos, montañas y cielos. Su intención es fomentar lo ideal, permitiéndose ciertas licencias plásticas, dando importancia a los primeros planos de flores que marcan la impronta.


Marta Vargas es realista, pero a la vez, evoca momentos, basados en sensaciones y experiencias, como es el caso de la pintura al óleo que presenta en la muestra titulada ‘Nostalgias’.


Liliana Jollada se decanta por escenas donde uno o dos colores realizan una sinfonía que tiende a una síntesis cromática, pero, presentando una intensidad compositiva a nivel formal en la que hay evidencias y tendencias y alegorías con presencia de personajes en ocasiones.


Horma Zapata recrea un mundo feliz, a través del tiovivo y los jardines que representa, sinónimo de una buena infancia, de un mundo en el que lo importante es la bondad que rodea lo existente.


Las técnicas mixtas de Liliana Mammato exhiben una temática cercana al naïf, al mundo feliz, lleno de evocaciones infantiles, en las que no existe el maya, o energía desbocada, dentro de composiciones que evocan mundos específicos personales.


Jorge O. Fogliatti se decanta por paisajes densos, donde prima la materia, como por ejemplo, en el paisaje que presenta en la muestra titulado ‘Costanera de Villa María’, realizado en óleo sobre tela.


En líneas generales se trata de una muestra que nos aproxima el arte pictórico argentino, además de algunas aportaciones en otras disciplinas como la fotografía y la obra gráfica, dentro de una diversidad de planteamientos, pero en línea con la voluntad de ser coherentes en los distintos discursos.
 
  

 

Joan Lluís Montané
De la Asociación Internacional de Críticos de Arte 

 

 

 

 

DISEÑOS E INSTALACIONES

 

COMPRE ONLINE:

Libro " EL PARAÍSO DE LA NUEVA LUZ"

 

 

 

 

  

 

© 2005 - 2017  Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra de Francisca Blázquez, dibujo, pintura, escultura, joyería, animación digital,

stands, instalaciones, diseños, fotografías, etc. aún citando la procedencia

 

 www.franciscablazquez.net

 

Aviso Legal