Posee una pinacoteca en Barcelona con más de 3.000 obras

De lo imperceptible en la composición de Francesc Subarroca

 

 

No hay verdad en la existencia, sino múltiples caminos que siguen por diversos vericuetos. La verdad es un concepto intelectual muy amplio, que abarca lo más grande, el todo, la nada. La verdad es la suma de verdades, la unión de puntos de vista diferentes. En arte la verdad es la verdad individual de cada artista, su camino interior.

No todo en la creación pictórica de Francesc Subarroca es producto de la realidad. Es decir que, además de ser un gran observador, un hombre que posee la capacidad de observar el detalle, de vislumbrar más allá de lo evidente, asciende a la categoría de lo emblemático, a la disponibilidad de conectar con lo imperceptible. Porque, considerando la realidad formal que nos conforma, también observa lo que no se ve pero existe. De ahí que sus animales, cabras, caracoles, pájaros, contenidos en sus composiciones de paisaje, posean una visión diferente a los ojos del espectador. Tienen alma, son y están vivos, no como elementos decorativos, formando parte de la trama general, sino que los convierte en protagonistas de la misma. 

En otro orden de cosas, cuando se adentra en el estudio de una temática determinada, no se ocupa de desbrozar uno a uno sus elementos, para, luego, plasmarlos con determinación, sino que capta la disposición general de los mismos, investigando su grado de simbolismo, ubicándolos con fortuna, dentro de un cuidadoso entramado compositivo en el que lo importante es la propia elaboración cuidada del detalle. Pero, eso sí, sin describirlo con minuciosidad, dado que lo importante no es la propia descripción en sí misma, sino el sentido último que le da a la composición. Mientras que el excesivo culto al detalle no le permitiría entrar en el fondo del alma de lo pintado. 

Aquí lo realmente significativo no es la realidad, sino la visión que el artista tiene de la misma. Una visión que capta lo formal y lo visceral, además de lo imperceptible. La pareja de enamorados tiene luz, la anciana mujer que prepara la comida en su cocina es un personaje casi chamánico, o bien los gitanos del Somorrostro, son consecuencia de un viaje al túnel del tiempo. 

En otro orden de cosas, el hombre sentado leyendo, el ser humano masculino de la pipa u otros rostros han surgido de la marasmidad producto de los fenómenos vibracionales, contenidos en las energías, que están encerrados en la dinámica encuadrada en lo poderoso de la propia existencia. 

Lo imperceptible, poco a poco se va adueñando de la composición de Francesc Subarroca. Los seres humanos que exhibe tienen un sentido, porque están ahí para dar un mensaje, coordinándolos dentro de un discurso plástico, surgido de lo visceral, aunque, aparentemente, sean producto de la naturalidad de su visión ante la vida. 

No hay nada al azar en la creación plástica del artista catalán porque cada elemento, color, forma, objeto, ser humano y animal es el resultado de su particular forma de entender la trascendencia.

Si observamos con detenimiento sus más de 3.000 obras de diferentes disciplinas contenidas en la Pinacoteca Subarroca de la calle La Forja de la Ciudad Condal, constatamos la evidencia de lo inusual, de lo que no existe pero que está ahí, destacando con contundencia, casi arrollando la biología de la vida, yendo más allá de la limitación física, incardinándose en un discurso espiritual, pero surgido de una gran afectación de la existencia. 

No hay edificación estética, sino constatación de que lo bello, la delicia del amor que se desprende de sus personajes, también se esconde en los pliegos del sufrimiento, en los recovecos de quienes pretenden ser gobernadores de un mundo que quieren cambiar. 

Hallar la verdad es complejo, en primer lugar, porque todos tenemos varias verdades, incluso la propia vida posee mecanismos y comportamientos distintos. Si nos disponemos a entender la vida, primero, tenemos que entendernos a nosotros mismos, porque lo imperceptible comienza en uno mismo. 

  


Joan Lluís Montané
De la Asociación Internacional de Críticos de Arte 

 



     

 

 

DISEÑOS E INSTALACIONES

 

COMPRE ONLINE:

Libro " EL PARAÍSO DE LA NUEVA LUZ"

 

 

 

 

  

 

© 2005 - 2017  Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra de Francisca Blázquez, dibujo, pintura, escultura, joyería, animación digital,

stands, instalaciones, diseños, fotografías, etc. aún citando la procedencia

 

 www.franciscablazquez.net

 

Aviso Legal