El arte independiente, la Nueva Era y el papel de la interiorización

   

 

FAIM es una oportunidad para constatar la vigencia de una parte del arte independiente que se realiza en Madrid, resto de España y otros países. ¿Qué significa arte independiente? La creación artística es independiente si se realiza a partir de criterios personales, si surge del interior de uno mismo, buscando expresar conceptos limados, pulidos y configurados a partir de experiencias, vivencias, conocimientos y evidencias del artista. Se trata de amalgamar y luego pulir conocimientos, flaches de instantes vividos que se reúnen o contrastan con experiencias de imágenes e instantáneas de temáticas que aún no han sucedido o que se encuentran dentro de la mente de cada uno, buceando en los paradigmas creativos que a todos nos impulsan. En este sentido comentaros que la creación auténtica no es la que se nutre de información externa, sino la que se genera en el interior de cada artista, a partir de sus convicciones, nutrida de información y formación, pero que se halla, en primer lugar, en los intersticios de los sentimientos. 
 
Hay una tendencia cada vez más evidente de potenciar la fuerza de la emblematicidad de lo externo, para seguir con la corriente epatante y grandilocuente de las grandes ferias; están los artistas que siguen escuelas determinadas, otros que desde que nacen son discípulos pero no maestros, los más que orientan su poder creativo en las posibilidades de la técnica y la tecnología. Son los artistas de oficio, los que pueden hacer cualquier encargo y, además, tener su propio concepto. Adaptan formas y conceptos a líneas de actuación condicionadas por las pautas del mercado. Pero el verdadero arte, y, en concreto, el arte independiente, no se nutre solo de los conceptos antes mencionados, sino que surge, también, a partir de las enseñanzas propias, del interior del artista, de su capacidad de desarrollar teorías personales, al margen del mercado, pero considerando al mercado como el instrumento para dar a conocer sus conceptos. 
 
El artista independiente, es decir el que no depende o no tiene marchands ni galerías, el que no sigue las pautas del mercado o no conoce sus mecanismos, no significa que esté en contra del mismo, sino que busca entrar, hacerse fuerte en las estructuras que garantizan la fuerza del mercado para poder progresar o bien necesita marchands o galerías que apuesten por sus trabajos. 
 
Pero, también, el término ‘artista independiente’ tiene otros significados, dado que supone ser un artista iluminado, esotérico, iniciático, dotado de luz interior que quiere proyectar al exterior. Amante del saber para el progreso de la humanidad, emplea el arte para comunicar sus intenciones. Hasta, incluso, en ocasiones, lo hace sin saber por qué, a causa de qué motivo, y a qué precio. Unos son iniciados por dogma, otros por estudios y preocupación personal, los más por una combinación de ambos procedimientos. Finalmente están los artistas que son realmente iluminados, que su esoterismo les lleva al estudio, a las ciencias ocultas, a plasmar en sus creaciones otros conceptos que van más allá de lo que demanda el mercado del arte actual. De ahí que una feria como FAIM sea importante, dado que da libertad a todos los artistas para presentar creaciones sin cortapisas, sin los ‘dictats’ del momento, al margen de lo establecido o con lo establecido. Y los iniciados exhiben creaciones de luz, nutridas de belleza interior, de armonía universal con la ciencia, sin descartar la cábala, los fundamentos del esoterismo, la magia blanca, las energías y la búsqueda permanente de la claridad lumínica, tanto física como espiritual. 
 
En el mercado del arte convencional esta actitud no se da con tanta facilidad, porque hay cortapisas, aunque, aquí y allá están naciendo artistas que en la Era de Acuario han sabido encontrar el camino de la piedra filosofal y lo están aplicando. No se trata de una era de charlatanes o de experimentación confusa como ha sido el siglo XX. Tampoco es una era de culto al dinero a modo del siglo XVIII o la forma de trabajar instaurada en el XIX y continuada en la mayor parte del XX, se trata de una nueva apuesta espiritual en la que todo el engranaje cambiará.
 
En FAIM podemos ver algunos ejemplos de lo que estoy diciendo, en el sentido de constatar las apuestas de pintores como Francisca Blázquez, creadora del Dimensionalismo en 1998, artistas digitales, instaladores, secciones dedicadas al arte infantil, otras más experimentales o algunos escultores que exhiben la preponderancia del arte más sofisticado y singular, producido por los artistas que se dejan conducir por el espíritu. 

 


Joan Lluís Montané
De la Asociación Internacional de Críticos de Arte
    

 

 

 

 

 

 

DISEÑOS E INSTALACIONES

 

COMPRE ONLINE:

Libro " EL PARAÍSO DE LA NUEVA LUZ"

 

 

 

 

  

 

© 2005 - 2017  Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra de Francisca Blázquez, dibujo, pintura, escultura, joyería, animación digital,

stands, instalaciones, diseños, fotografías, etc. aún citando la procedencia

 

 www.franciscablazquez.net

 

Aviso Legal