Exposición de Francisca Blázquez en el contexto del Año Dual España Japón en el Instituto Egipcio de Estudios en Madrid

 

La muestra se titula ‘Los colores de la paz: La aportación del budismo japonés

 

 

Dentro de la iniciativa conjunta hispano-japonesa destinada a incrementar y aumentar nuevas perspectivas en las relaciones bilaterales centenarias, conmemorando los 400 años transcurridos desde que la Embajada Keicho que partió de la zona de Sendai en octubre de 1613 alcanzando la ciudad de Sevilla un año después, se enmarca la exposición de la artista madrileña Francisca Blázquez. El año dual hace especial hincapié en el aspecto cultural, arte, arquitectura, diseño, ciencia y tecnología. La Embajada de Japón en España coordina los eventos a través de la Secretaria de su Equipo Operativo, integrado en el Comité Ejecutivo del Año de Japón en España.

De hecho los contactos se iniciaron antes, cuando la Misión Tensho fue enviada en 1582 a Felipe II promovida por varios señores de la región de Nagasaki. Pero, hubo de esperar un tiempo después para que se concretara el contacto a través de la Embajada Keicho, primera misión diplomática japonesa encabezada por el samurai Tsunenaga Hasekura, promovida por el Señor de Sendai, Date Masamune, en tiempos de Felipe III.

Francisca Blázquez (www.franciscablazquez.net y www.franciscablazquez.com, móvil 00 34 635 01 98 57), reconocida creadora plástica nacida en Madrid, España, expone en el Instituto Egipcio de Estudios Islámicos de la capital de España del día 5 al 12 de abril de 2014, inauguración martes día 8 de abril a las 19.30 horas.


El Instituto Egipcio de Estudios Islámicos se encuentra en calle Francisco de Asís Méndez Casariego, nº 1 (intersección con Paseo de la Habana, 40). 28002 Madrid. Tel.: 91 5639468. Horario de lunes a viernes de 10.00 a 15.00 horas y de 16.30 a 20.30 horas. Sábados de 10.30 a 14.00 horas.

La autora del Dimensionalismo en 1998, indaga en la investigación cósmica, etérica, átmica, búdica, espiritual y la dimensión del amor, entre otras. El resultado es una obra que viaja a través de diferentes dimensiones, que fluye de adentro hacia afuera, de arriba hacia abajo, que busca la intensidad vibracional en lo que es tanto si es por sí mismo como si existe como efecto de causa.


Elabora composiciones energéticas que son canalizaciones espirituales a través de la meditación. Plasma vibraciones y energías que interactúan con la persona, beneficiándola en todos los aspectos: sanación, espiritualidad, dones, logros, riqueza, abundancia, amor, felicidad, trascendencia… Se recrea en los siete rayos cósmicos, exhibiendo toda la fuerza de la de la luz platino que está llegando a la tierra procedente del centro de la galaxia.

En esta ocasión su trabajo pictórico se centra en la paz y sus energías positivas transformadoras del mundo. Su obra es más sutil, con colores etéreos, casi evanescentes, pero dentro de su impronta determinante y expresiva. La creadora de Madrid establece una clara relación con la indudable aportación a la paz por parte del budismo japonés de Nichiren Daishonin, quien dio a conocer a la humanidad la mística causa original, poseyendo las tres propiedades iluminadas encarnadas en la entidad de su vida y cuyos efectos benefactores van más allá de las tres existencias. Se le considera el fundador del budismo verdadero.

 



Nichiren Daishonin encontró la clave para transformar el sufrimiento de las personas

Nichiren Daishonin, hijo de pescadores, nacido en 1222 en Japón, investigó de forma exhaustiva el porqué el budismo había perdido una parte de su capacidad para permitir a las personas vivir una vida feliz. Estudió los sutras budistas de todas las épocas y escuelas llegando a la conclusión de que el ‘Sutra del Loto’ contenía la esencia de la iluminación del Buda y que en el Sutra mencionado se halla la clave para transformar el sufrimiento de las personas y fomentar la potenciación y desarrollo de la sociedad. El ‘Sutra del Loto’ determina que todas las personas independientemente de su origen, clase, capacidad, cultura o procedencia, tienen de forma inherente las cualidades de un buda. Con el estudio del Sutra del Loto Nichiren estableció la entonación del Nam-myôhô-renge-kyô, y afirmó que su entonación es el camino directo para el logro de la budeidad. El maestro determinó que el principio que gobierna las funciones vitales del universo es la Ley Mística, a la que denominó Nam-myôhô-renge-kyô. Es una práctica que nos permite vencer la ilusión que nos rodea para sumergirnos en la verdadera esencia iluminada motor de nuestra vida.

La importancia de la voz

Aunque mucha gente asocia la práctica budista con la meditación silenciosa Nichiren hizo especial énfasis en que la voz realiza la tarea del Buda. Para Daishonin es fundamental la recitación y la entonación de las oraciones. Por otra parte aportó otra cuestión fundamental que se centra en conseguir emerger el potencial más elevado del ser humano en beneficio de la humanidad, en lugar de concentrarse únicamente en la abstracción espiritual y en la exploración del alma. La voz es fundamental para que el ser humano conecte con su yo, con el resto de la humanidad y con el universo, en permanente vibración con la vida y la muerte.

Nam-myôhô-renge-kyô

En consecuencia Daishonin centró su trabajo y esfuerzos en definir que el ser humano es, en su fuero interno, un buda iluminado, llegando a la conclusión de que los cinco caracteres chinos del Sutra del Loto: myô, hô, ren, ge y kyô escenifican la esencia de la enseñanza de la Ley Mística, afirmando que Shakyamuni y todos los budas habían obtenido la iluminación. La fecha clave fue el 28 de abril de 1253 cuando concretó la práctica de entonar Nam-myôhô-renge-kyô, a partir de la cual todo el mundo puede lograr la budeidad. Un gran número de personas se convirtieron en sus seguidores, desde expertos y estudiosos de la historia del budismo, expertos en enseñanzas budistas a pescadores, campesinos y gente que no sabía ni leer ni escribir.

El significado

Según los estudiosos Nam-myôhô-renge-kyô se puede traducir como: ‘Yo me consagro al Sutra del loto de la Ley prodigiosa’. El maestro japonés explica con claridad el profundo significado de cada uno de los caracteres en una gran diversidad de sus escritos.

‘Nam’ (cuya variación fonética es namu) procede del sáncristo y significa ‘consagrar la vida’. Mientras que el resto ‘myôhô-renge-kyô’ es la pronunciación en japonés de los caracteres chinos que conforman el titulo del Sutra del Loto, cuyo nombre en sánscrito es Saddharma-pundarika-sutra (Sutra del Loto blanco de la Ley Prodigiosa). Su budismo es contemporáneo, actual y universal, dado que conjuga elementos del sáncristo y del chino.

‘Myôhô’-que corresponde a saddharma- significa Ley Mística o Ley prodigiosa. El maestro la descompone en’myô’ –que representa la muerte-, que lo adjudica a la naturaleza misteriosa de nuestra vida, confiriéndole tres significados: abrir, estar dotado y revivir.y ‘ho’ –la vida- que es el dharma o ley. Si los juntamos se refieren a la Ley Mística. El budismo tiene los dos aspectos vida y muerte, activo y latente, cuya continuidad esta determinada por la Ley de la Causalidad, o causa y efecto, que relaciona con la flor del loto o ‘renge’ en japonés. El loto produce semillas en el momento en que los pétalos de su flor se abren simbolizando el principio de la simultaneidad de la causa y efecto, simbolizando que la persona que practica la ley mística obtiene la causa y el efecto de la budeidad de forma simultanea.

‘Kyô’ significa sutra o conjunto de enseñanzas transmitidas por el Buda, representando la palabra y la voz de todos los seres vivientes siendo constante y a la vez inmutable respecto del tiempo: pasado, presente y futuro.

La iluminación y Francisca Blázquez

La obra de Francisca Blázquez expresa la iluminación y sus circunstancias esenciales, porque considera que todo lo que existe es parte de un todo inteligente que posee funciones compatibles e interconectadas en los estadios más sutiles, interiores y exteriores, visibles e invisibles.

Aunque no conocemos el universo en detalle, en realidad, todo está ahí, fuera y dentro, en nosotros y en el todo. Su pintura es parte de ese todo, representando el cosmos en su totalidad, fuerzas y energías macro y micro en acción a través de los universos, multiversos y omniversos.

Cada dimensión tiene sus propios códigos, formados por la determinación vibracional, concentración diversa de energías que configuran la faceta visible que la artista refleja.
Realmente lo que quiere comunicarnos es la bondad y la grandiosidad del universo. Nos enseña a ser uno con la magnificencia del mismo, donde se halla el conocimiento en todas sus facetas. De esta forma se convierte en canal para transformar la vida y beneficiarnos.


Arte interactivo que ayuda a la persona

El arte con Francisca Blázquez, además de ser arte inversión, y creación estética es, fundamentalmente, arte interactivo que ayuda a la persona y ambientes transformándolos, mejorándolos. De esta forma conecta con la existencia desde el punto de vista de lo multidimensional en todos los órdenes.

Con más de 400 exposiciones individuales y colectivas en 17 países de tres continentes, la creadora multidisciplinar e interdisciplinar madrileña, esencialmente pintora, pero también autora de escultura, joyería, animación digital, instalaciones, dibujo, grabado, performances, video creación, danza experimental y arte interactivo, aporta al arte actual armonía entre la ciencia y la espiritualidad, porque son complementarios e indisolubles.


Su obra se halla representada en las mejores colecciones del mundo: Fundación Newman de Chicago, Fundación Argentaria de Madrid, JJ.00. de Pekín, Museo Marugame Hirai de Japón, Círculo Artístico de Venecia, Platinum Collection, Grupo Dúplex, Eurodesign, Bolsa de Comercio de Buenos Aires, 200 empresas suizas, Unión de Bancos Suizos, Corporación Bancaria Suiza, Museo Arte On, N&N, Instituto Egipcio de Estudios Islámicos, etc. Además ha participado en las principales ferias de Europa, entre ellas Colonia y ARCO.


Francisca Blázquez es una creadora que ama la belleza, que transmite contemporaneidad sin necesidad de renunciar a su propia idiosincrasia, permitiéndonos contemplar la trascendencia de lo espiritual desde una actitud de hoy. Ama el amor porque es amor puro en acción

Joan Lluís Montané.
De la Asociación Internacional de Críticos de Arte (AICA)

 

 

 

  

 

© 2005 - 2017  Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra de Francisca Blázquez, dibujo, pintura, escultura, joyería, animación digital,

stands, instalaciones, diseños, fotografías, etc. aún citando la procedencia

 

 www.franciscablazquez.net

 

Aviso Legal