Exposición individual del 18 de noviembre al 18 de diciembre de 2006 en el Castell de Cardona (Barcelona)

 

 

Francisca Blázquez, el Dimensionalismo lumínico y la dinámica espiritual

 

 

Luz blanca que cruza imparable el espacio, abriéndose camino hacia la profundidad del gran universo, buscando la fuerza de la determinación de la trascendencia. 


Luz blanca, pureza, magia, que traspasa paredes, que va más allá de la propia connotación limitadora de lo matérico. No hay límites, de ahí que sea perfecta, innegable, sutil, determinante y con la fuerza de la propia evidencia. 


La luz blanca en la pintura dimensional de Francisca Blázquez es el símbolo de la espiritualidad, de la pureza, que es trascendencia, evolución continua hacia las regiones del cielo dominadas por la iluminación espiritual.


El blanco, que es el color de colores, es plasmado por la pintora geométrica sobre fondos azules o negros, permitiéndole viajar a través de formas geométricas, de laberintos que van y vienen. Asimismo asegurándole su paso siguiendo curvas y autopistas, caminos, senderos y luces guía, que son sendas en el espacio, que, a la vez, abren puertas a ondas electromagnéticas de color arco-iris o bien a tonalidades violeta, el morado como icono cromático de la perfección del alma.


De gran evidencia mágica, la creación pictórica realizada en acrílico sobre tela de la pintora madrileña, creadora de la teoría del Dimensionalismo en 1998, capta los símbolos, proyectando sus ansias de conocimiento a través del color, de su intensidad y de la complejidad formal que gobierna las formas. 
Su obra se basa en la dinámica de lo incógnito, en viajar a través de diferentes dimensiones, situadas en distintos planos, realidades paralelas, de ahí que se invente o que reproduzca, fruto de la canalización, puntos de conexión de partículas y ondas electro-magnéticas en el universo. También capta los colores de las auras y los reproduce, en grandes bolsas energéticas, de mil colores y variación de tonos y especificidades de color. 


El color como bandera de una creadora que indaga más allá de sus posibilidades físicas. Se trata de ir avanzando hacia las propuestas innovadoras de formas poliexagonales que surgen de las geometrías básicas, para, después, explicar sus propiedades a través del color. 


El color, sus colores, son más que un color, es un símbolo que gobierna su creación y que le confiere la personalidad y determinación que la creadora castellana quiere para cada ocasión. 


Artista multidisciplinar, con más de 330 exposiciones individuales y colectivas en catorce países de tres continentes, indaga en diferentes campos plásticos, desde la perspectiva dimensionalista empleando formas geométricas, satélites, astros, asteroides, complejos formales inventados, naves, estructuras galácticas, haces de luz, rombos, cilindros de luz, mostrándonos las posibilidades de evolución espiritual. 


De la materia al espíritu, pasando por la purificación del alma, la velocidad de lo espiritual en la innegable dinámica de lo sutil. 


Lo sutil es tan grande que, en ocasiones, de tan evidente que es, no se conoce ni vislumbra.


Futurista compleja dimensional, se concentra en la fuerza del color, en la formalidad geométrica arriesgada, para iluminar el mundo, desde un planteamiento cósmico-galáctico, que en realidad, es trascendente y lumínico, ofreciendo una transformación de la existencia que cada vez palpamos con mayor claridad en línea con una idea de lo que somos. 


Somos el ser, es decir lo trascendente, pero, solo existimos, en ocasiones como formas, pero la verdadera magia nos convierte en el ser de nuevo.

 


Joan Lluís Montané
De la Asociación Internacional de Críticos de Arte 

 

 

   

 

 

 

 

  

 

© 2005 - 2017  Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra de Francisca Blázquez, dibujo, pintura, escultura, joyería, animación digital,

stands, instalaciones, diseños, fotografías, etc. aún citando la procedencia

 

 www.franciscablazquez.net

 

Aviso Legal