El neocosmos analítico de Francisca Blázquez 
              

No vamos a descubrir a estas alturas la Obra de Francisca Blázquez, esa artista polifacética madrileña que hace del Arte un Juego. Hace ya unos años que Francisca ha dejado de ser esa niña que jugaba con muñecas, comiditas y descolocaba sus trenzas para desde el adulto mantener viva la Niña que lleva dentro. Francisca es capaz de jugar con las formas y los colores puros paseándose por las diferentes dimensiones del Espacio de manera sublime y adentrándose en lo espiritual. 

Francisca Blázquez, incluso sin ella saberlo desde la conciencia, es capaz de salir de este mundo 3D para mostrarnos las formas multidimensionales de los mundos oníricos que ella con toda seguridad visita durante la noche. 

Una de las Leyes Básicas que rigen este Universo dice que “Como es arriba es abajo”. Esta es una de las pinturas que si te descuidas te meten dentro del cuadro en singular meditación llevándote a los mundos donde Francisca consiguió la inspiración. Es un cuadro que te lleva al Infinito. ¿Puede darse mayor profundidad? Observe el aura del Circulo exterior. Observe el circulo interior y la luz al final del túnel. ¿No te dice algo? Circulo interno que se deja arropar, que no estrangular por tonos más oscuros dejando entrever la existencia de la Ley Cósmica: “Como es arriba es Abajo”

También podría mostrar esta obra un mundo planetario con sus tres dimensiones: Astral a través del aura, material, a través del cuerpo planetario y espiritual, a través del Sol interior que tanto personas como planetas llevamos dentro.

Ascenso-descenso a través de un Xendra 

Pero Francisca Blázquez nos muestra una vez más, por si alguien todavía no se da por enterado, la existencia de otros Mundos y otros seres que, utilizando tecnologías hoy desconocidas para la Humanidad, ayudan a descender-ascender a Francisca a este Mundo en el que tendrá que mostrar las bellezas de esos otros mundos a los que ella viaja en sus sueños tanto de día como de noche. 

La vida de Francisca Blázquez es como su pintura. Delicadeza, ternura, ensueño y espiritualidad. Transmite un mensaje del que ella ni siquiera es consciente, no es bueno que ascienda su ego, si así lo hiciera se acabaría el fluir de su arte tal y como hasta ahora nos lo ha mostrado. 

En la Obra de Francisca predomina la figura del circulo y el circulo representa la Totalidad en Geometría Sagrada. Si observáramos esta obra desde la posición de quien se coloca en la parte de abajo, veríamos un velo de tonos azules que nos escondería la figura de la Totalidad, el circulo de Luz. Nuevamente nos presenta la imagen de esta Humanidad que no es capaz de ver su propia divinidad ya que un velo se lo impide. Nos invita a que seamos capaces de traspasar ese velo para descubrir nuestra Esencia Divina.

Tiene Francisca una obra titulada “Esfera.Luz” de la serie Dimensionalismo en la que nos muestra una figura esférica y dentro de ella otra esfera más luminosa. Nos invita a pensar con esta obra en la existencia de un ser interno más bello y perfecto que el que mostramos a través de nuestro exterior. Y esto es válido no solo para cada ser vivo de este planeta sino que también nos muestra un planeta hueco dentro del cual hay dimensiones más luminosas y por tanto más espirituales que la que conocemos. No se podría mostrar mejor la representación de la existencia de mundos internos dentro del Planeta.

La Obra “El Azul del Misterio”, nos muestra de nuevo la Ley de “cómo es abajo es arriba”, pero poniendo más importancia en el “abajo”, en contra de muchos místicos que se han empeñado en vivir en el “arriba”, y han descuidado el “abajo”. Nos dice Francisca con esta Obra que la evolución se desarrolla en el “Abajo”. Para conseguir la perfección del “arriba” hay que vivir el “abajo” con toda la intensidad posible, y no se llega al “Arriba” hasta no haberse graduado el Ser a través del paso por diferentes mundos laberínticos y complicados de transitar. En los mundos del “abajo” se sufren las metamorfosis necesarias para conseguir el grado de pureza que nos permita vivir en los mundos del “arriba”.

Francisca se recrea presentando sus creaciones-visualizaciones de belleza integral colgada en la nada. ¿Existe lo que nosotros denominamos “la nada?” No, rotundamente no, y Francisca lo demuestra como siempre de forma inconsciente, gracias a Dios, a manera de una hermosa habitación llena de bellezas, pero totalmente oscura. Ante nuestra percepción óptica, sería “La Nada”, pero si dirigiéramos un objetivo fotográfico sobre cualquiera de las partes de esa habitación oscura y abriéramos el objetivo de la cámara, a la vez que emitimos un haz de luz, se grabaría en la película la belleza correspondiente a ese trozo de habitación que, iluminado por una frecuencia de luz adecuada, nos muestra su Ser. Eso amigos es lo que hace Francisca, ilumina “la Nada” y nos muestra su belleza y realidad multidimensional. 

El Triángulo, la esfera y el circulo, el cuadrado y el rectángulo, el rombo y el trapecio, desde su ubicación en los cuatro vientos, en las cuatro direcciones, nos muestran un mundo en el que reina la pureza del color y la luz, de la forma y la profundidad. Nos enseña la humildad de la Geometría Sagrada en la que todas las figuras intentan destacar al máximo de sus posibilidades pero armonizándose en beneficio de la Obra Final. Ninguna figura toma protagonismo para sí, sino para destacar el conjunto.

En definitiva Francisca vive en varios mundos a la vez. El más importante de todos es el mal llamado “irreal” de los sueños, ahí es donde capta la belleza, la sensibilidad, la sensualidad, la espiritualidad y todas las características de su Arte. Su comunicación con Dios, la Naturaleza y consigo misma es muy fuerte y esta alianza solo puede traer lo que nos muestra en su arte.

Francisca Blázquez es capaz de mostrar la Belleza de sus Mundos a través de cualquier material lo que la hace una artista polifacética al máximo.

Si profundizamos en su obra veremos que permaneciendo fijos en ella nos transporta al Mundo Onírico de Francisca Blázquez, donde ella es muy feliz e intenta transmitir esta felicidad a quien ve su obra con ojos trascendentes. El premio es un viaje a los confines del Cosmos, al encuentro de la Divinidad que hay en cada uno de los Hombres y que nos negamos admitir. ¿Cuántas Franciscas Blázquez serán necesarias para mostrar a la Humanidad nuestra Esencia Divina? 

¡Ah! Se me olvidaba... si habláis con Francisca y la miráis en profundidad a sus ojos os daréis cuenta que... “no es de este mundo”.

Con Admiración




        

Santiago Merino

 

 

 

 

 

 

 

Ascenso-descenso a través de un Xendra 

 

 

 

 

 

 

 

  

 

© 2005 - 2017  Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra de Francisca Blázquez, dibujo, pintura, escultura, joyería, animación digital,

stands, instalaciones, diseños, fotografías, etc. aún citando la procedencia

 

 www.franciscablazquez.net

 

Aviso Legal