Francisca Blázquez y la naturaleza 

 

Relato en clave de destellos de sol y belleza de amor 

Su relación con la naturaleza es evidente, no tan solo en sus momentos de asueto, escasos, por cierto, donde siempre que puede se explaya nadando en el mar o bien se encanta en la cumbre de las montañas viendo el paisaje que la rodea, con la serenidad de quien está buscando una percepción, señal, indicación del más allá en el horizonte rodeado de brumas matinales o bien de nieves en las cumbres de las montañas más altas que destacan en la lejanía desde nuestro ángulo de visión en la peña Muñana de Cadalso de los Vidrios. 

Realiza caminatas de 20 o 30 Km., comiendo en el campo, despertando del letargo, mientras realiza un eficaz entreno de danza clásica y de jazz experimental. De hecho algunas de sus performances las ha ideado en pleno bosque, en los caminos y vericuetos que serpentean en la propia dinámica de la piedra y del polvo del camino, constituyendo un inmenso plató de ideas. También ha ensayado coreografías variadas de jazz y Gin-jazz, danza experimental y contemporánea.

En otro orden de cosas, se ha dedicado a fotografiar el medio natural: piedras, desgastadas por la acción de los elementos externos, animales que capta a su paso por caminos solitarios, las águilas que nos acompañan con su vuelo majestuoso, algún ciervo despistado. Caminos, antes frecuentados por los agricultores de la zona y hoy objeto de caminantes, o bien de los pocos labradores que pasan camino de sus huertos y viñas. Senderos que, en ocasiones, se ven ilustrados por los gestos que se reflejan en la tierra causados por el paso de animales de diferente índole.

Valles, montañas, pero... sobre todo, los lagos, allí donde el agua y los reflejos dorados del sol se juntan, en una unión espiritual, casi mística. Reflejos que van más allá de la propia evidencia de la realidad. Se extasía con el movimiento del agua, nada con frenesí, disfrutando como un pez que se siente en su medio. 

Agua, sol, brillo, naturaleza salvaje, bosque de pinos cercano al pueblo de Cenicientos. Bosques verdes de pinos, jabalís en senderos impracticables, vacas en las cumbres, lluvia que mece el viento, que llora lloviendo sobre nuestros corazones que respiran un aire fresco que regenera las neuronas tocadas por el amor de siempre, por la inmensidad de lo sublime.

Black, negrita, el gatito perezoso, el pastor alemán que la protege de los salteadores de caminos que no existen pero, por si acaso... lejos, tan lejos del ‘disseny’ de las grandes ciudades.

La naturaleza como espacio místico, como elemento dinamizador inspirador de animaciones digitales como la de ‘Luz de luz’, auténtica recreación de la peña de Cadalso, dos personajes, hombre y mujer, nosotros dos, ayudados por caballos halados ascendemos a la cumbre, y, una vez allí, remontamos el vuelo hacia lejanas tierras, allí donde la evidencia de la planeidad terrestre ha dado paso al mundo de luz, habitado por seres de luz, que viven del agua del aire, sin matar a ningún animal ni planta. 

La naturaleza, la estancia en la naturaleza en cualquier zona o país donde hemos ido, nos insufla sabia nueva, energía mágica, elemento esencializante, dentro de una cadencia que se repite constantemente. Es como un balneario de salud, pero, además, también, es una plataforma, desde la que nos impulsamos hacia otras dimensiones, en las que solo existe la verdadera idiosincrasia de la vida mística y en donde se halla oculto el enigma que todo lo sabe. 

No hay soledad en el cosmos, por lo que el viaje a través de los cilindros de luz de Francisca está acompañado de la liberación de una energía inmensa, casi tanto como la propia estela del universo.


    

 

Joan Lluís Montané

De la Asociación Internacional de Críticos de Arte 

        

       

 

 

 

 

 

  

 

© 2005 - 2017  Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra de Francisca Blázquez, dibujo, pintura, escultura, joyería, animación digital,

stands, instalaciones, diseños, fotografías, etc. aún citando la procedencia

 

 www.franciscablazquez.net

 

Aviso Legal