Francisca Blázquez, Dimensionalismo  

 

Elabora una nueva teoría artística propia del siglo XXI: el Dimensionalismo. Elucubra con las configuraciones geométricas dentro de una gran proliferación de estructuras. Se orienta a partir de la obra elegante, sensible, basada en la progresión de las formas, en la dinámica del movimiento. Bucea a través de la geometría buscando en su interior otros mundos que la conducen a diferentes dimensiones. También ubica la forma en el espacio, como si flotara, en movimiento, dentro de un claro futurismo que evoluciona hacia una captación dimensional en la que se descubre una realidad avanzada, que se encuadra dentro del principio de la causalidad. 

Su preocupación no es construir y consolidar una sucesión interminable de estructuras, tampoco asentar jerarquías arquitectónicas, ni tan siquiera, fomentar la base formalista para elaborar teorías geométricas clásicas o basadas en postulados planos, sino comprender que la energía existe, dado que es la que transforma la forma, mientras que la materia no tiene consistencia trascendente porque se encuentra en cambio continuo, dado que sólo nos queda su apariencia. De ahí la presencia de pliegos, recovecos, ‘gestos’ que indican que las distintas elaboraciones de la forma la mantienen en cambio constante, es decir en pleno proceso de transformación. En este caso procura que el espectador no se llame a engaño y que la visión de su ojo cambie al ritmo que lo hace la propia estructura planteada en el lienzo. 

Trabaja en acrílico sobre tela, empleando colores planos y también utiliza tonos intermedios, producto de diferentes mezclas de colores, buscando plasmar sensaciones y ambientes relacionados con la espiritualidad y la sensualidad, la formulación de la expresividad de lo pragmático arquitectónico, pasando por el culto cósmico, profundizando en las diferentes maneras de presentar la energía, la fuerza de la luz, anunciando veladamente la existencia de futuras civilizaciones que se encuadran en mundos que no se encuentran en éste, que viven de la energía espiritual, alejados de la implacable cadena biológica. 

El orden del universo formal de Francisca Blázquez entronca con la Era de Acuario en línea con una nueva visión del cosmos. En la actualidad el planeta tierra se aproxima a una civilización desquiciada, que ha perdido el rumbo, que se aferra a ideologías caducas de otros siglos, a organigramas políticos obsoletos, necesitando una nueva visión mundialista, universal y energética, que libere cantidades ingentes de energía positiva, que es la que hace que el mundo cambie de verdad.

La obra pictórica de la creadora multidisciplinar internacional madrileña se basa en alcanzar el Dimensionalismo como meta, que no es más que una manera de entender que la forma es el punto de unión de todo lo existente y que como tal está siempre cambiando porque es transformada por la energía, coordinando la aparición de diferentes y sugerentes elaboraciones, dentro de una línea en la que todo es bello. Francisca Blázquez recupera la belleza a partir de las matemáticas, física y química, pero también a través de los sentimientos y la imaginación creativa, siendo coherente con el legado de la luz, que va más allá de las limitaciones de los siglos de los humanos. 

    

 

Joan Lluís Montané

De la Asociación Internacional de Críticos de Arte 

 

 

 

 

 

 

  

 

© 2005 - 2017  Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra de Francisca Blázquez, dibujo, pintura, escultura, joyería, animación digital,

stands, instalaciones, diseños, fotografías, etc. aún citando la procedencia

 

 www.franciscablazquez.net

 

Aviso Legal