El canto de los silencios 
              

La magia del pensamiento dimensional, Sibila fantástica que habita en el viento mediterráneo, vuela libre surcando los cielos el conocimiento modificando los fenómenos de los cuatro cuadrantes de la rosa náutica que controlan los mundos del infinito y embriaga los sueños que como erráticos peces, navegan en las azules y profundas aguas de la abstracción. 

La geométrica obra de Francisca Blázquez, son místicas formas que brotan de los mundos interiores existentes en su propio ciberespacio donde la arquitectura de los símbolos se ve desde sus distintos ángulos poli dimensionales; aunque pareciera que sus mundos son artificiales, sus colores son las moléculas vitales que forman la cotidianidad a nuestro alrededor, unidos por variables átomos de ideas, puente entre la poesía y la ciencia que se transforma según la paralela visión de los ojos y el pensamiento que la observa, abriéndose paso a través del blanco puro donde los iniciados descubrimos la dimensionalidad; y en sus negros fondos como sol alquímico, luz iluminando las tinieblas de nuestra realidad. 

Sobre estos fondos Francisca nos despierta con sus rojos cual oxígeno plásmico, nos lleva al amarillo cual corona de doce pétalos iluminándonos como parte de su conciencia cósmica, entregándonos en su sensual azul su perla o semilla de conciencia que nos vuelve a este mundo de criaturas encarnadas. 

Llegar a su obra es sentir una explosión unánime y silenciosa de sensaciones e ideas sin referencia entregando en esa eclosión sus manifestaciones estructurales que nos sustrae a otra realidad, uniéndonos a su misterio que nunca revela y al cual es imposible no volver; porque su obra nace en un gran caracol madrileño donde no escucha su amado mar sino los místicos himnos de los ángeles y las almas que tañen campanas cuando, sobre el horizonte de las formas, su inspiración despierta. 

El pensamiento y la obra de Francisca Blázquez saluda a una era de vanidades y formas dimensionales despertando la conciencia para que reciban los naturales designios del arte en su destino evolutivo, tratando, profunda y objetivamente la geometría, llevándonos a comprender y entender su razón de ser y existir como artista. Su identidad con la dimensionalidad dejan al espectador sorprendentes revelaciones, informaciones inéditas, profecías y, porque no, Apocalipsis con base a un razonamiento, a una inmediata realidad y un exquisito final: su obra dimensionalista. 

Francisca nos indica el sendero donde vive el Dios del agua y la lluvia que da la salud del conocimiento pictórico a quienes enfermamos por su ausencia; allí las almas se aposentan, y al volver a la realidad, el conocimiento calla sus bocas. 

Francisca canaliza en su obra los sentidos metafísicos del color y la forma, es materia contenida en cósmica fuerza que viene de su alma dimensional; solamente allí nos participa de sus sueños cósmicos, escalera que nos lleva a los tres paraísos que existen en la dimensión de los tiempos. Porque su obra no es únicamente su emoción ni su pensamiento o su mente, su creación es el canto de su alma, es el canto de los silencios. 



        

Hernando Nossa C. 

Artista colombiano 

 

 

 

 

 

 

 

  

 

© 2005 - 2017  Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra de Francisca Blázquez, dibujo, pintura, escultura, joyería, animación digital,

stands, instalaciones, diseños, fotografías, etc. aún citando la procedencia

 

 www.franciscablazquez.net

 

Aviso Legal