La geometría dimensional de Francisca Blázquez

NUEVA YORK, JADITE GALLERIES - AÑO 2005.

 

  
Conozco a Francisca Blázquez desde hace muchos años y siempre me ha sorprendido por sus creaciones de geometría avanzada, expresando un claro diálogo entre la geometría surrealista y la metafísica. En sus naves, planetas, estrellas, soles, objetos, formas, líneas, concepciones triangulares, su sucesión de círculos, circunferencias, rectángulos, hexágonos y octaedros forma parte de su aportación subconsciente, derivada de un surrealismo basado en la transmisión automática del mundo de sus sueños, combinado con sus aportaciones de su fantasía más avanzada. 
   
Por otra parte, su carácter mistérico, su influencia espiritual la conducen a otras dimensiones, a otros planos de la existencia. De esta manera el mundo subconsciente y el mundo espiritual se unen en sus recreaciones geométricas, que se fundan en la percepción del más allá, en las conexiones con el ser supremo, con sus concomitancias con la energía cósmica, con la iluminación espiritual. 
 
Artistas multidisciplinar madrileña, con grandes exposiciones celebradas, de proyección mundial, con una línea de actuación coherente, busca con claridad el norte geométrico, entendiéndolo como una parte indisoluble de la propia creación. Todo es geometría hasta las moléculas de todos los seres y objetos creados. 
 
La geometría es esencia pero también es forma. Quien, realmente, transforma la materia es la energía y la materia es luz, porque no es estática sino dinámica. 
 
Aquel pensamiento que teníamos en otra época en el que, por ejemplo, cuando íbamos al pueblo y mirábamos un lago con sus rocas, pinos, flores, plantas, etc. y decíamos: ‘está igual que hace dos años’, ahora esto es imposible, no sólo porque se construye mucho, sino porque la retina de nuestros ojos está acostumbrada a los cambios y a la rapidez en la que vivimos. En la actualidad sabemos que todo cambia, incluso en los lugares más recónditos de la selva del Amazonas. En todas partes hay insectos, la acción del viento, lluvia, ciclones, animales y el ser humano, plantas, árboles y vegetación tupida que avanza o retrocede, con miles de acciones que contactan entre sí y aunque parezca que todo continua igual, un ligero matiz allá y otro aquí nos demuestran que todo está en marcha. De la misma forma sucede en el universo infinito con centenares de estrellas, miles de estrellas, millones de ellas, con galaxias infinitas, todo en movimiento y, precisamente, el dinamismo dimensional del espacio, es el concepto que transmite Francisca Blázquez a través de su obra pictórica. De ahí que, además del trabajo del subconsciente, de constituir por sí misma un canal de comunicación de luz, sea, también, una gran maga que transforma el universo con su desbordante fantasía, añadiéndole iluminación a zonas que, por sí solas ya la tienen, pero las potencia con su transparencia de espíritu, transmutándolas al infinito. 

   

     
Mateo Berrueta Echave
  
De la Asociación Internacional de Críticos de Arte

 

 

 

 

 

 

  

 

© 2005 - 2017  Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra de Francisca Blázquez, dibujo, pintura, escultura, joyería, animación digital,

stands, instalaciones, diseños, fotografías, etc. aún citando la procedencia

 

 www.franciscablazquez.net

 

Aviso Legal