La dimensión lumínica en la percepción del arte de Francisca Blázquez

NUEVA YORK, JADITE GALLERIES - AÑO 2005.

  
Profundiza en la forma geométrica, buscando ángulos complicados, zonas de difícil descripción, aunque no lo hace expresamente. Es decir que no busca sorprender al espectador con un arte rebuscado y complicado, sino que expresa desde su interior formas que contempla a partir de sumergirse en estados de imaginación y catarsis meditativa. 
 
La aportación de Francisca Blázquez a la pintura actual pasa por obviar detalles y concentrarse en expresar lo que su filosofía considera fundamental para poder estar en el mundo profundizando en el significado del espacio. Para la autora multidisciplinar madrileña el espacio es el ente donde ocurre todo: desde la concatenación del movimiento formal, la exhuberancia del color, la movilidad de líneas, figuras y formas geométricas, hasta la aparición de objetos formales de apariencia futurista y aerodinámica. No hay descripción con detalle, sino plasmación de un mundo distinto al que existe, formado por una pléyade de composiciones de aspecto avanzado, dotadas de sutil inteligencia, conformadas dentro de una tridimensionalidad, de escenarios en los que el color marca la diferencia en un ambiente de formas que va más allá de lo convencional.
 
Francisca Blázquez es una creadora multidisciplinar, dado que, además de las miles de pinturas realizadas hasta la fecha, posee una extensa obra en arte digital sobre soporte rígido y virtual, también tiene más de una veintena de animaciones artísticas, una destacada producción de dibujo, grabado y fotografía, autora de performances, instalaciones, video-instalaciones y danza experimental. 
 
Es una artista renacentista, pero con una mentalidad absolutamente avanzada, comprometida con la realidad interior que prevalece con respecto a la exterior. Y es que el secreto de la autora madrileña, con más de 35 individuales y más de 300 exposiciones colectivas en una docena de países de tres continentes parte de la contemplación interior. 
 
Sus objetos flotan en el espacio, parecen levitar, están hinoptizados, se encuentran en estado de trance, son aptos para viajar a través de ellos en la búsqueda de vidas anteriores. Son objetos de culto, otros se asemejan a naves espaciales, los más recuerdan o son planetas del sistema solar o la propia tierra. Pero, está claro que no hay signos de abarrocamiento, predominando la línea, buscando expresar la pureza compositiva, desechando aspectos que puedan identificarlos con una actitud excesivamente material. Sus Objetos dimensionales espaciales forman parte de un ceremonial ultra sofisticado, que parte de una desbordante imaginación, pasando por firmes creencias espirituales, combinadas con una precoz imaginación. 
 
De carácter apasionado y ardiente, metódica en su trabajo, ordenada y constante, se inspira en su estudio acompañada de la música de Elvis Presley y el rock sinfónico. Es una mujer que está formada por un alma pura, un espíritu que conecta con el de los creadores más avanzados del planeta, alejándose de todo lo terreno y de una percepción claramente biológica de la vida. De todas formas posee un gran instinto de supervivencia, que se manifiesta en el empleo de colores vivos e intensos, pero, a la vez, entra en frecuentes catarsis para mostrar aspectos inusuales de su interior más profundo.
 
De hecho su mente navega con frecuencia, pero no se nutre de referencias directas del mundo exterior, sino que conecta con el subconsciente colectivo, a través de los caminos sutiles de su imaginación. Pero... más que el trabajo innegable de su imaginación es su actitud de desprendimiento frente a las limitaciones que nos condicionan la que le permite entrar en la totalidad de la esencia. Es decir que su espíritu baila un vals con las neuronas, con la estructura molecular de todo su ser, para elevarse transformándose al igual que sus formas geométricas en una carrera espacial sugerente donde el tiempo no existe. 

En el fondo es una creadora que parece estar en otro planeta, quien observa a la tierra desde un balcón mayestático en el que todo es pureza, donde no hay lugar para las duplicidades. No es una purista directa, pero sí una creadora geométrica dimensionalista que indaga en los secretos de la propia vida y ensaya a partir de su teoría del Dimensionalismo, creada en 1998, como una forma distinta de percibir la dimensión lumínica a través del arte.

     

   


Joan Lluís Montané
De la Asociación Internacional de Críticos de Arte

 

 

 

 

 

 

  

 

© 2005 - 2017  Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra de Francisca Blázquez, dibujo, pintura, escultura, joyería, animación digital,

stands, instalaciones, diseños, fotografías, etc. aún citando la procedencia

 

 www.franciscablazquez.net

 

Aviso Legal