Evocadores espacios de Francisca Blázquez

NUEVA YORK, JADITE GALLERIES - AÑO 2005.

 

 

Francisca Blázquez nos conduce por medio de formas, planos y colores hacia otras dimensiones en las que prima el silencio de la sugerente infinitud y cada obra, como un bálsamo de paz, nos remite al encuentro con la serenidad espiritual. ¿Cómo logra esta artista esta autonomía y equilibrio compositivos en la que cada elemento encuentra con tan aparente simplicidad, su sitio? Indudablemente, por el adecuado empleo de las leyes que rigen el ejercicio del Arte, pero también por la profunda intuición que su naturaleza inquieta e investigadora ha sabido compenetrar con lo intelectual, en la búsqueda de su lenguaje que ha dado a su pintura una coherencia que difícilmente lograría si ella no fuese consciente de querer decirnos que hay algo más que lo material en este mundo. Decía Delacroix: "Me he dicho cientos de veces que la pintura, es decir, aquello que llamamos pintura, no es otra cosa que un pretexto, el puente entre la mente del pintor y la del espectador". En Blázquez esta comunicación va más allá de las mentes: va hacia el misterio, la magia, la atracción por lo incognoscible, por aquello que sabemos que existe pero que esta sociedad trata de obviar. Es como si por medio de su obra el espectador penetrase en un templo que le permite llegar al estado más puro de la oración y la contemplación.

Este es el aporte de Blázquez al arte; a la humanidad: Ayudarnos a reconocer el camino hacia nosotros mismos, con la dimensión estética de su arte. 

 

Adolfo Asmat Chirinos-Zavala
Promotor cultural y artista pintor

 

 

 

 

 

 

  

 

© 2005 - 2017  Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra de Francisca Blázquez, dibujo, pintura, escultura, joyería, animación digital,

stands, instalaciones, diseños, fotografías, etc. aún citando la procedencia

 

 www.franciscablazquez.net

 

Aviso Legal