VOLVER  >>>

 

 

 

Francisca Blázquez, la constante búsqueda de la trascendencia


El mundo que conocemos está formado por formas geométricas, aunque la presencia de los detalles y de las características externas las disfrace en muchas ocasiones. Vemos una realidad que es producto de nuestro conocimiento de esta vida y de otras vidas. Todo suma, en el sentido de ser personas compuestas de consciente e inconsciente. Observamos las cosas, sentimos las sensaciones, intelectualizamos o no las circunstancias en función de la propia evidencia real consciente, pero también conectamos con el inconsciente y, por lo tanto, también vemos de esa otra manera. De ahí que la geometría sea parte inherente de lo representado y de nosotros mismos, aunque no siempre la valoramos en este justo término. ¿Es la geométrica matemática? Sí, sin lugar a dudas. ¿Es la geometría producto de la versatilidad? Evidentemente. Está claro que hay una diversidad de posibilidades, tantas como personas y canales de comprensión de las mismas. Y eso si tenemos en cuenta que estamos hablando de este planeta y no nos interesamos por otras formas de existencia distintas de las de aquí.

Francisca Blázquez es una autora geométrica, que, sin renunciar al pasado, nos introduce en un nuevo concepto basado en la elegancia de la búsqueda personal. No hay determinación purista en su estética conformada por opciones cálidas cromáticas y estructurales, pensadas para ser emplazadas en situaciones espaciales.

No es una artista que persiga sorprender al espectador, porque su obra posee suficiente consistencia como para no caer en trucos artificiosos. Su desbordante fantasía la conduce a presentar una gran variedad de propuestas en las que hay una constante común: su permanente búsqueda de la trascendencia.

Francisca es una creadora comprometida consigo misma, especialmente con la búsqueda de la iluminación interior. Su forma de vida austera, practicante de danza clásica, natación, gimnasia y jazz, o bien sus deseos anhelantes de conectar con la naturaleza circundante, con el medio que nos permite ser más profundos y conocernos con mayor alcance, se refleja en su pintura que, sin embargo, no describe la realidad.

En una sociedad de los mass-media, dominada por la necesidad de consolidar imagen ante todo, el poder discernir más allá de los límites habituales le impulsa a ser lumínica. Entendiendo como lumínica, espiritual, trascendente, es decir un ser humano que va más allá de religiones vacías, de los rituales sin sentido, siendo fiel a sí misma y a todo lo que significa ser coherente consigo misma y con su multiplicidad existencial.

Autora de más de 2.000 obras, con más de 35 individuales y 320 colectivas en una docena de países, la autora madrileña nos conecta con mundos fantásticos, o bien con formas geométricas inverosímiles para la mente del ser humano común, pero, seguramente, existentes en otras dimensiones o bien en la realidad más avanzada de la existencia que solo los iniciados conocen.

Su principal aportación a la geometría actual es que no es una creadora que apoye investigación plástica sin coherencia sino que es una auténtica artista vivencial, que se introduce en el marasmo dimensional a partir de su pasión espiritual por la luminiscencia y su facilidad en ver la libertad allá donde los demás ven obstáculos oscuros o cristales que no reflejan su interior más puro.



John Davis

Arquitecto y diseñador norteamericano


 

  

   

 

 

 

 

Diseño web y posicionamiento SEO  |  Otros trabajos de diseño web

Bruc Girona Shop | Tienda Xpels Peluquería Remachadora neumatica | Tienda Ropa trabajo industrial   Cobranzas | Cesped Artificial Girona  | Administracion Bienes Valuaciones  | Peritaje médico |  Seto artificial | Emigración Galicia

 

© 2005 - 2017  Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra de Francisca Blázquez, dibujo, pintura, escultura, joyería, animación digital,

stands, instalaciones, diseños, fotografías, etc. aún citando la procedencia

 

 www.franciscablazquez.net

 

Aviso Legal