VOLVER  >>>

 

 

 

Francisca Blázquez, la cinética de las formas y la presencia del triángulo


Francisca Blázquez es una creadora incombustible dado que posee una capacidad de trabajo inagotable. A menudo está creando en su estudio, escuchando música de Dire Straits, Génesis, Pink Floid, Elvis Presley, U2 y otros conjuntos. Esta información acústica, sonora, que acaricia su pensamiento y su sentir le permite concentrarse en la cinética de las formas, que expresan noción de movimiento como punto central de interés. Es como si el rock sinfónico le diera paz y serenidad, capacidad de concentración, mientras que la música de Elvis Presley le confirmara su predisposición al movimiento, su voluntad dinámica, fuerza sugerente, que se nutre de su interior más convulsionado, de su carácter y determinación en conseguir respuestas a sus innumerables preguntas.

Investigadora, experimentadora constante, su facilidad estriba en que no se conforma nunca con los resultados obtenidos en un primer momento. Siempre está buscando, pretendiendo contactar con lo ignoto, porque sabe que las dimensiones actuales en las que nos encontramos sugieren una manera de ver más allá de lo real. Se cuestiona esta realidad, porque sus mundos formales imaginarios no corresponden a pautas determinadas conocidas. De ahí que trate de mostrar movimiento formal, estructuraciones diversas que sugieren nuevos conceptos geométricos, en el sentido de dejar volar libre su fantasía hacia connotaciones que se nos antojan sublimes por el grado de complejidad que representan.

En unos instantes de gran sincretismo, muestra una eficaz visión de lo real, pero, a la vez, esta noción de verdad es cuestionada en el sentido de ser producto de un momento que se sucede a sí mismo y que jamás se repite.

No existe el presente, solo el pasado y el futuro. De ahí que la música sea tan importante a lo largo de su proceso de creación dado que sugiere constantemente cambio y fugacidad de lo existente.

No hay sensación estratificadora en el Dimensionalismo de Francisca Blázquez sino intención de trascender a partir de la propia constancia y conformación de lo que es evidente. Si no hay reafirmación real no hay posibilidad de ir más allá de la física en un amplio abanico de posibilidades y especulaciones.

Comprometida con su trabajo, seria, constante, buscadora de momentos que le permitan ser coherente con sus deseos de creación, establece un repaso de las formas geométricas básicas, deteniéndose en el hexágono y en la presencia del triángulo como puntos básicos. El hexágono le permite estructurar el espacio con mayor amplitud, bucear a través de la forma, adentrarse en el desarrollo profundo de su idiosincrasia, para conectar con las profundidades de su propio yo interior. El hexágono es su yo, su referente, tanto a nivel sensible como de ideas. Mientras que el triángulo es la expresión máxima de la energía, que se transmuta en luz, que significa espiritualidad aplicada a la propia configuración de la obra. En consecuencia, la creadora multidimensional y multidisciplinar madrileña indaga en las posibilidades de la geometría a través de una concepción multidimensional en la que el triángulo es básico como punto energético coherente.

 


Mario Pita

Poeta y escritor portugués


 

  

   

 

 

 

 

Diseño web y posicionamiento SEO  |  Otros trabajos de diseño web

Bruc Girona Shop | Tienda Xpels Peluquería Remachadora neumatica | Tienda Ropa trabajo industrial   Cobranzas | Cesped Artificial Girona  | Administracion Bienes Valuaciones  | Peritaje médico |  Seto artificial | Emigración Galicia

 

© 2005 - 2017  Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra de Francisca Blázquez, dibujo, pintura, escultura, joyería, animación digital,

stands, instalaciones, diseños, fotografías, etc. aún citando la procedencia

 

 www.franciscablazquez.net

 

Aviso Legal