Del 12 de abril al 5 de mayo de 2007 en Galería Dionis Bennassar

 

El Dimensionalismo lumínico de Dionis Bennassar y la dinámica del uno en el cosmos

 

 

Click en la imagen para ampliar  >>>

El Dimensionalismo lumínico de Francisca Blázquez se basa en la dinámica de las formas geométricas, en las estructuras poliformales de espacios múltiples que no tienen límite, porque las dimensiones no son las que son si no lo que representan en sí mismas. Las dimensiones están cambiando constantemente en una dinámica de reflexión y refracción. No hay nada delimitado porque cambia todo, incluso lo más evidente.

Cliquear en la imagen para ampliar



La obra pictórica reciente de la artista castellana radicada en Madrid, autora de más de 70 exposiciones individuales y más de 300 muestras colectivas, con una producción superior de 8.000 obras de diferentes disciplinas, indaga en las posibilidades interiores de la iluminación, de la esencialidad energética, de la verdadera realidad que es la que interviene realmente en la propia realización del individuo o microcosmos.


El macro y el microcosmos están unidos en su propia armonía, en la estructuración de energías y partículas, materias y formas, estructuras y líneas, ambas dentro de una sinfonía de esencias luminosas de distintos colores, que son diferentes en relación a la propia diversidad de lo que existe, en el aspecto de ir hacia la propia trascendencia a partir de superar lo limitado para ser uno en sí mismos.


Establece un código de belleza, de armoniosas formas, colores, líneas y gamas cromáticas, que se estructuran en base a procesos de iluminación, de esencialidad efervescente, de elaboración sutil, de superar los inconvenientes de los límites, de los acotamientos, porque no existen como tales.


Los límites son mentales, en un universo mental, en una dinámica de ideas, que son energéticas, que transforman la materia y el espacio. De ahí que su estructura formal, sus naves espaciales, sus personajes enigmáticos, la iluminación cósmica, la iluminación traspersonal, la esencialidad de la luz, sus connotaciones de la física cuántica, las realidades paralelas, los universos que se interconectan, producen un universo de posibilidades en el que todo posee una esencialidad evidente que es la que no se ve.


No hay nada externo ni interno, no existe lo interno o externo, sino que lo que realmente importa es la evidencia del amor.

     
Francisca constata la fuerza del amor, la presencia angélica, la existencia de diferentes seres especiales espirituales que se coordinan en base a la esencia que todo lo mueve. Lo real es el amor, la facultad de cambiar el universo o el cosmos que va más allá de las límites materiales habituales.


No hay nada esencial en sí mismo sino parte de la dinámica del amor, de ahí que el Dimensionalismo de la creadora madrileña se funde en esta sustancia alquímica que va más allá de los límites.


La producción pictórica de Francisca Blázquez de hoy, que podemos contemplar en la Dionis Bennassar, oscila desde planteamientos futuristas vanguardistas, pero que van más allá de lo estético, dado que la artista es susceptible de funcionar como una auténtica esencia que cataliza el cosmos; hasta obras muy espectaculares, organizadas por estructuras directas, elegantes, bellas, que son el resultado de sensaciones y sentimientos, sueños, premoniciones y viajes astrales.


La creación dimensional de Francisca Blázquez es la panacea de la iluminación para ser consecuencia con el uno, porque la iluminación es esencial y universal.

 

 

"DIMENSIÓN" (Francisca Blázquez)

 

"DIMENSIÓN" (Francisca Blázquez)

 

 


 

Joan Lluís Montané
De la Asociación Internacional de Críticos de Arte 

 

 

 

 

  

 

© 2005 - 2017  Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra de Francisca Blázquez, dibujo, pintura, escultura, joyería, animación digital,

stands, instalaciones, diseños, fotografías, etc. aún citando la procedencia

 

 www.franciscablazquez.net

 

Aviso Legal