Muestra pictórica de la autora del Dimensionalismo del 11 al 21 de septiembre de 2007 en Museo Casa de la Moneda, en el marco del VIII Congreso Nacional del Color, organizado por la Sociedad Española de Óptica

 

Francisca Blázquez, la dinámica lumínica cromática

 

 

La obra pictórica de Francisca Blázquez, creadora del Dimensionalismo, se basa en la dinámica lumínica cromática, buscando la evidencia del movimiento en la intensidad del tono. De hecho el color y sus variaciones de tono son movimiento puro, reflejo óptico de una actitud lumínica, en la que todo es y todo se desvanece. El color es parte de un discurso físico, pero también espiritual. Porque el color es el adjetivo, el ropaje de determinados elementos, fenómenos y estructuras formales. La materia es vida y la existencia cambia, según sea su composición. El color es el resultado de la vida en sí misma y sus componentes. Según sean los mismos el color varía, al igual que los cambios vibracionales, magnéticos, agentes atmosféricos, materias y elementos de la composición oscilan según su estado, influencias e interactuaciones.


La autora plástica madrileña, con más de 60 exposiciones individuales y 350 colectivas en catorce países de tres continentes, cuya pintura se encuentra posicionada en importantes colecciones público privadas, muestra 16 obras, de gran ejecución formal y estructural, dotadas de colores bellos, espectaculares y sensibles, realizadas en acrílico sobre tela en el Museo Casa de la Moneda, del 11 al 21 de septiembre de 2007, en el contexto del VIII congreso Nacional del Color, organizado por la Sociedad Española de Óptica. Dicha sociedad se creó en el año 1968, con el objetivo de estimular el desarrollo de la óptica y, en concreto, fomentar, la investigación y las aplicaciones industriales de sus diferentes ramas. El Congreso Nacional del Color se ha convertido, con el paso del tiempo, en un auténtico foro de diálogo y debate en relación al color en sus aspectos científico, artístico, industriales, educacionales y de comunicación, entre otros. Este congreso se celebra desde 1989 cada tres años, siendo sedes de sus respectivos congresos: Logroño (1989), Valencia (1991), Granada (1994), Jarandilla de la Vera- Cáceres (1997), Terrassa-Barcelona (1999), Sevilla (2002) y Pamplona (2004).

 

 

 

CORONAS DE LUZ  (Francisca Blázquez)

 

CORONAS DE LUZ

(FRANCISCA BLÁZQUEZ)

 


En esta exposición Francisca Blázquez se decanta por el violeta y el azul en sus diferentes gamas y tonos, entre otros colores. Emplea el violeta por su adscripción espiritual, dado que refleja el color de determinados ángeles, también hace referencia a una actitud espiritual, exhibiendo gamas sutiles, variaciones que muestran su belleza. Ángeles y arcángeles, exhibidos en morado, violeta, pero también en azul y amarillo. El morado les confiere un tono sutil, serio, de misterio, de reflexión profunda, que atrae al espectador más místico. Mientras que los amarillos son más intensos, delimitando las formas geométricas abstractas que los contienen, hasta el punto de potenciarles su aspecto espiritual, remarcando, a través del contraste, su proyección abstracta, más allá de la anécdota. Por otra parte, hay que indicar que la utilización del azul es más diversa, dado que según el tono conforma el espacio, el cielo, partes de focos de luz, segmentos y fracciones de estructuras angélicas o bien un todo temático lleno de variaciones.

 


 

ÁNGEL DE LA PLENITUD (Francisca Blázquez)

 

ÁNGEL DE LA PLENITUD

(FRANCISCA BLÁZQUEZ)

 

 


Multidisciplinar, pero, esencialmente pintora, indaga en los prolegómenos del color, entendido como terapia y esencia a la vez. El color como terapia, porque su composición cura, serena, genera que la gente se evada de una realidad agobiante y se llene de cosmos interior y exterior. Un cosmos que posee una parte material, física, externa, pero, a la vez, surge de una iluminación interior. Y el color como esencia porque la existencia de lo existente en todos sus géneros y reinos se ilumina con la luz del alma, mientras que la forma es un reflejo de dicha actitud espiritual, un espejismo que se desvanece en el desierto del maya desbocado.


Por otra parte, además de contemplar la exposición de Francisca Blázquez, si están interesados en la historia del dinero, podrán ver numerosas y significativas colecciones de numismática, filatelia y prefilatelia, billetes, otros medios de pago, lotería y juegos, todo ello completado por biblioteca histórica, colección artística, maquinaria y útiles empleados por la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre-Real Casa de la Moneda.


El embrión del actual museo surge en el siglo XVIII, cuando Tomás Francisco Prieto, grabador general de las Casas de Moneda del Rey Carlos III, fue director de grabado en hueco de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y fundador, en 1771, de una escuela de grabado, en la que se formaban los artistas que luego ejercerían su oficio en las Casas de Moneda de España e Indias. En este sentido es de destacar los diferentes ejemplos de la historia de la moneda desde sus inicios, primeras acuñaciones en electrón, del S. VII a.C., pasando por las series griega y romana, que exhiben importantes ejemplares como las monedas acuñadas en Siracusa, Atenas, Egina, etc., hasta alcanzar las primeras emisiones de la república romana. Como es natural es remarcable la colección de moneda hispánica, con monedas procedentes en su mayor parte de la antigua colección Gómez Moreno. En este sentido, en relación al período medieval, el Museo ofrece una importante muestra de las acuñaciones de oro de los reyes suevos y visigodos, además de una notable muestra de las emisiones de moneda islámica en la Península, así como de los monarcas cristianos durante la época de la Reconquista. Mientras que las series de moneda moderna y contemporánea abarcan desde los Reyes Católicos hasta las actuales emisiones del euro.


En suma arte, color, monedas, metales, historia y actualidad, evidencias y esencias espirituales, todo ello muy cerca de Plaza de Dalí, conjunto monumental formado por el Dolmen, escultura de Isaac Newton y el pedestal de Gala, el único legado arquitectónico de Dalí en todo el mundo, regalo del genio del Empordà a la ciudad del oso y el madroño.

 

 

 

Joan Lluís Montané
De la Asociación Internacional de Críticos de Arte 

 

 

 

 

 

  

 

© 2005 - 2017  Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra de Francisca Blázquez, dibujo, pintura, escultura, joyería, animación digital,

stands, instalaciones, diseños, fotografías, etc. aún citando la procedencia

 

 www.franciscablazquez.net

 

Aviso Legal